Los vecinos de los barrios más afectados por los cortes, entre la bronca y la resignación