Luca, que lucha por salvar un pie, dejó terapia intensiva