Ordenan suspender la polémica tala de árboles en la avenida 9 de Julio

Se trata de una medida precautelar que regirá hasta que se decida si hay riesgo para el patrimonio ambiental; mientras tanto, continúan repavimentando entre Córdoba y Venezuela
Ángeles Castro
(0)
14 de febrero de 2013  

La polémica remoción de árboles sobre la avenida 9 de Julio, como parte de la obra para el funcionamiento de un nuevo Metrobus , fue frenada ayer provisoriamente por la justicia porteña.

El magistrado Guillermo Scheibler, subrogante del Juzgado en lo Contencioso Administrativo N° 14, ordenó ayer al gobierno de la ciudad que suspenda "cualquier actividad de poda, trasplante, remoción o destrucción del arbolado público" existente en el área de la 9 de Julio afectada a la obra del Metrobus o que "implique la supresión, limitación o reducción de espacios parquizados", en el mismo polígono.

La paralización de los trabajos regirá hasta tanto la administración de Mauricio Macri "remita la información solicitada" ayer y el juez "resuelva respecto de la medida cautelar" pedida, en el sentido de cancelar toda la construcción del corredor 9 de Julio del Metrobus, que prevé un rediseño integral de los carriles de circulación sobre la tradicional avenida y de sus espacios verdes.

La detención de la obra vial fue requerida por el ex legislador porteño por la Coalición Cívica Facundo Di Filippo, con el patrocinio del letrado Jonatan Baldiviezo, de la Asociación de Abogados Ambientalistas.

Los amparistas sostienen que los trabajos implican una vulneración del derecho al ambiente sano y equilibrado, pues destruyen "el paisaje cultural" de la 9 de Julio, referencia mundial de la ciudad. Además, aducen el perjuicio que provocará el recorte y el achicamiento de plazoletas centrales y laterales y de la Plaza de la República.

Por último, pero no menos importante, argumentan el impacto que significará el trasplante y la poda de más de 200 árboles sobre el patrimonio urbanístico, paisajístico y cultural de la Capital.

Según información oficial brindada por la Agencia de Protección Ambiental (APRA) porteña, que supervisa el segmento de la obra relacionado con la intervención del arbolado público, sobre la traza de la 9 de Julio, entre San Juan y Libertador, había un total de 1440 ejemplares.

De ellos, por la obra del Metrobus se iban a trasplantar 277 -169 dentro de la misma traza y 108 hacia parques cercanos-, mientras que otros 28 iban a ser extraídos por encontrarse en mal estado fitosanitario o por no pertenecer a especies autóctonas.

Los voceros de la APRA dijeron ayer a LA NACION que, desde que comenzaron los trabajos hasta la suspensión ordenada ayer por la Justicia, se llegó a retirar los 28 árboles deteriorados, que estaban distribuidos a lo largo de toda la longitud de la avenida.

Además, en el tramo Córdoba-Belgrano fueron trasplantados dentro de la traza 79 ejemplares. Todavía no se intervino ninguno de los 108 que serán trasladados al parque Thays, a los jardines del Borda y a la plaza Constitución;

Así, los trabajos ya afectaron al 35% de los árboles por intervenir. En ese sentido, en su presentación judicial los amparistas solicitan no sólo la suspensión de las tareas, sino también que "se ordene la recomposición del ambiente dañado y el restablecimiento del estado anterior" de la arteria.

Más allá del movimiento de los ejemplares arbóreos, el proyecto vial prevé que las colectoras Cerrito-Lima y Pellegrini-Irigoyen ganen un carril de circulación, aumentando su capacidad. Por ellas, además, dejarán de transitar colectivos, que pasarán a los carriles centrales.

En tanto, en la 9 de Julio quedarán cinco carriles libres en cada sentido para los autos particulares, por lo que -estiman en el gobierno porteño- las condiciones de paso van a ser iguales a las actuales.

En diálogo con LA NACION, el subsecretario de Transporte y Tránsito porteño, Guillermo Dietrich, explicó: "Acatamos la orden judicial y suspendimos los trabajos relacionados con árboles y espacios verdes. Seguimos con las tareas de pavimentación en el tramo Córdoba-Venezuela".

Paralelamente, confirmó, su dependencia prepara toda la documentación solicitada por el juez Scheibler relacionada con el proyecto de Metrobus y los estudios de interpretación urbanística y de impacto ambiental, así como el expediente de la audiencia pública.

"Tenemos todo en perfectas condiciones, así que somos optimistas", concluyó.

Por su parte, el impulsor de la medida cautelar, Facundo Di Filippo, dijo a LA NACION: "La decisión del juez es favorable. Tomó varios de nuestros argumentos sobre preservación del paisaje urbano. Esperemos que siga en esa línea".

Un juez que incomoda

Scheibler falló varias veces contra el gobierno porteño

  • Guillermo Scheibler

    Juez titular del juzgado CAYT N° 13 y Subrogante del N° 14

    Edad: 44 años
  • Se recibió de abogado en la UBA en 1994. Escribió junto a otros autores el libro Acceso a la información pública en CABA, y es usuario activo de Twitter, donde se lo puede seguir como @gscheibler
  • Fallos recientes Si bien ha tomado algunas decisiones a favor del gobierno, como el rechazo al pedido de suspender el TC 2000 en marzo de 2012, también falló en contra del Ejecutivo de la Ciudad en varias oportunidades. En febrero de 2012 suspendió las obras del subte en plaza Francia, y en noviembre del mismo año ordenó al gobierno a brindar información sobre sus gastos en publicidad.
  • Del editor: cómo sigue.

    La 9 de Julio en obra y poco menos que paralizada. Un escenario de caos –y no solamente de tránsito– aparece en el horizonte.

    ADEMÁS

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.