¿Por qué no estalló la gente con el paro del subte?

La gente, complicada por el paro de subtes, en su regreso a casa
La gente, complicada por el paro de subtes, en su regreso a casa Fuente: Archivo
Consultados por LA NACION, especialistas explican que apenas se vivieron pequeños focos de conflicto pero prima la resignación, entre otras cosas, porque fue un paro anunciado
(0)
14 de agosto de 2012  • 11:38

¿Por qué esta vez la gente no estalló? Consultados por LA NACION, especialistas consideran que, básicamente, dos factores explican esta situación: por un lado, la medida había sido anunciada y eso redujo la conflictividad porque el efecto sorpresa es una de las cuestiones que más enoja a quienes viajan; por otro lado, no existe un foco claro al que atacar como sucedía, por ejemplo, con los trenes en ciertas estaciones, lo que provocaba disturbios y hasta quema de vagones.

El psicólogo Miguel Espeche dice: "Somos más civilizados de lo que creemos. La gente mantiene la esperanza de un arreglo y por eso aun no estalla y prioriza cumplir con sus obligaciones, buscar la manera de llegar a sus trabajos". Y agrega: "Pese a que en nuestra sociedad hay una didáctica del conflicto, por ahora el sentido común prioriza la conciliación".

"La gente mantiene la esperanza de un arreglo. Por eso no estalla y prioriza cumplir con sus obligaciones", afirma el psicólogo Miguel Espeche
El especialista en "vínculos y salud mental comunitaria" contrasta esta situación con los estallidos a causa de paros de trenes, por ejemplo. "En los conflictos con trenes que han terminado en quema de vagones la gente estalla porque se da una acumulación crónica de maltratos y además hay un lugar concreto donde expresar esa bronca", señala. En el caso del paro de subtes "no existe ese lugar donde se puedan manifestar los indignados".

Sin embargo, aclara, mientras más se extienda esta situación más riesgos hay de que ocurran desbordes. "Se va cronificando y cada vez hay más pólvora, se va acumulando en el ánimo de la gente", explica el psicoanalista. "La gente tiene cosas más importantes que hacer que pelear, pero lo lamentable es que cuando no se resuelven los problemas los ciudadanos terminan peleándose con el que tienen al lado".

Espeche se refiere a las escenas desagradables de "micro violencia" que observa en la calle, en los colectivos hacinados, por ejemplo. A algunos los ve, a otros se los transmiten sus pacientes en la consulta.

El sociólogo Ernesto Villanueva coincide en varios aspectos. Habla del "paro anunciado" como un atenuante. "La gente no fue sorprendida. En ese sentido el gremio se comportó con inteligencia. Dio a la gente la posibilidad de organizarse para hacer sus cosas, buscar medios alternativos. Lo peor es el efecto sorpresa".

Este profesional, rector de la Universidad Nacional Arturo Jauretche de Florencio Varela, agrega que "la gente protesta frente a la irracionalidad total; acá hay más bien resignación". Villanueva observa: "A pesar de que el tránsito es muy complicado, tampoco es que se sientan demasiados bocinazos".

De todos modos, coincide con Espeche al afirmar que si esta medida se prolonga mucho más la situación va a ir cambiando.

SALTAR LOS MOLINETES

Los usuarios de la red de subte, al menos 900.00 personas según estimaciones, convocaron a través de las redes sociales a saltar los molinetes y no pagar el boleto cuando se resuelva el problema. En twitter, a través del hashtag #PAROusuariosSUBTES, los usuarios descargaron su impotencia ante el paro. Y fue el medio elegido para convocar a dicha forma de protesta -no pagar- al reactivarse el servicio.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.