Schiavi dijo que no sabía a dónde iban los subsidios

"Todos los mecanismos del Estado funcionaron", dijo; apuntó contra el maquinista del tren
(0)
28 de febrero de 2013  

El ex secretario de Transporte Juan Pablo Schiavi, que durante meses guardó silencio respecto de la tragedia de Once, que les costó la vida a 51 personas, reconoció ayer que el Gobierno "no" controlaba el destino que la empresa TBA daba al subsidio estatal que recibía. El ex funcionario kirchnerista, procesado por el juez Bonadio en la causa, intentó, en declaraciones radiales, inculpar al maquinista por el accidente y apuntó elípticamente contra el ministro de Planificación, Julio De Vido, al afirmar que rescindir el contrato con TBA era una decisión que lo excedía y que tenía que tomarse en otros estamentos del Gobierno.

Las declaraciones de Schiavi merecieron el inmediato repudio de los familiares de las víctimas del accidente. Paolo Menghini, padre de Lucas Menghini Rey, lo tildó de "caradura".

Schiavi, en otro tramo de su diálogo con la radio de FM Vorterix, dijo que la secretaría a sus órdenes "controlaba que los trenes salieran en horario y el estado de los asientos y vidrios".

Además, aseguró que "ninguno" de los informes realizados por la Auditoría General de la Nación (AGN) recomendaba "la rescisión" del contrato con la concesionaria del tren Sarmiento, ramal al que describió como uno con "inconvenientes estructurales".

"No controlábamos si los dos pesos [en subsidios] se gastaban en rulemanes, sino si el tren salía temprano o tarde, si el asiento estaba roto, si un vidrio estaba en mal estado. Éste es un contrato [con TBA] que desde 1996 ha tenido muchas penalidades. En 2009, 2010 y 2011 son los años que tienen mayor nivel de penalidades, de casi 70 millones de pesos, la mitad está en esos años", señaló.

El ex funcionario remarcó que "la manera que el Estado tiene para cuidar los bienes es haciendo cumplir un contrato y entregando recursos en el caso de que la tarifa no pueda cubrir los recursos, y ahí aparece el tema de los subsidios".

Schiavi insistió en que "todos los mecanismos del Estado funcionaron" porque se trata de "un contrato que tiene 17 años en función de un pliego que preveía que el concesionario tenía que cumplir una cantidad de obligaciones en función de una retribución que tenía de la tarifa, y el Estado controlaba el servicio por la calidad de la prestación".

Apuntó luego contra la AGN. "Ninguno de sus informes planteó que había que rescindir el contrato. Es más, uno de los informes plantea por qué pagamos con alguna demora al concesionario", mencionó.

"Trato de hablar de lo que fuimos viendo durante el tiempo del accidente. Lo que sabíamos era que había un servicio que tenía deficiencias, entre paréntesis, como la mayoría de los servicios ferroviarios de la Argentina, porque tienen un problema con muchísimos años con falta de inversión y aunque se pongan recursos desde 2003, muchas cosas no se han resuelto", admitió.

Según Schiavi, TBA "no era un buen concesionario, generaba muchas complicaciones y por eso fue muy penado y muy multado".

Consultado sobre por qué no se rescindió el contrato, se defendió: "Mandé el contrato a la Uniren [Unidad de Renegociación de Contratos], y si no me dice que el contrato no está en condiciones de ser renegociado el Poder Ejecutivo no lo puede rescindir".

En su intento de defender su gestión, Schiavi insistió en que se administraron "los recursos en función de un listado de normas y reglamentos. No me he apartado un ápice".

Hasta ahora, la Justicia ha caminado en otro sentido. El ex secretario, junto con otros funcionarios y directivos de TBA, fue procesado por descarrilamiento culposo y fraude a la administración pública. El expediente que investiga la tragedia de Once ya fue elevado a juicio oral.

En tanto, el maquinista Marcos Córdoba enfrenta cargos por estrago culposo. Schiavi volvió a deslizar que el accidente pudo haber sido causado por un problema de salud del conductor. Y sostuvo que los peritajes plantearon que "la capacidad del tren de frenar es normal, que los frenos y los compresores estaban operativos", y negó que la formación llevara sobrepeso aquella mañana del 22 de febrero de 2012, al estrellarse en el andén 2 de la terminal.

Las frases de la polémica

El ex funcionario del Gobierno, procesado por la tragedia, habló ayer; los familiares de las víctimas rechazaron sus declaraciones

  • "Todos los mecanismos del Estado funcionaron"
  • "Sabíamos que era un servicio que tenía deficiencias, como la mayoría de los trenes"
  • JUAN PABLO SCHIAVI

    Ex secretario de Transporte

    Otros dichos del ex secretario

    Defendió su gestión y atacó al motorman

  • El ex secretario de Transporte señaló que el Estado no debía controlar si los subsidios pagados a los operadores ferroviarios se invertían en mejoras en la flota, sino si los trenes salían a horario
  • En cuanto a la formación accidentada, aseguró que, según los peritajes, no tenía problemas de frenos o de compresores
  • También insistió en la original postura del gobierno nacional, de derivar las culpas hacia el maquinista. Deslizó que el choque pudo ser consecuencia de un problema de salud del conductor, Marcos Córdoba, al sostener que el tren podía frenar pero no lo hizo
  • Del editor: qué significa.

    Vale la pena recordar otros dichos de Schiavi. Como cuando sugirió que si el accidente hubiese ocurrido en un feriado, habría sido mucho menor.

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.