Sombras sobre cómo se aplicarán los pagos