Subte: paro y marcha atrás con el proyectado aumento del boleto

No habrá servicios de 5 a 7; los metrodelegados protestan por los descuentos aplicados a trabajadores que reclamaron seguridad en las boleterías; el gobierno porteño descartó un incremento en las tarifas
Mauricio Giambartolomei
(0)
8 de agosto de 2014  

Veinticuatro horas después de haber dejado trascender a través de voceros oficiales la decisión de aplicar otro aumento en el boleto del subte, el gobierno de la ciudad dio marcha atrás y descartó cualquier incremento de la tarifa en lo que resta del año.

Al mismo tiempo, los metrodelegados de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp) anunciaron una nueva medida de fuerza, que se realizará hoy, entre las 5 y las 7, con la interrupción total del servicio en las seis líneas y en el Premetro.

En otro día agitado dentro de las oficinas de Subterráneos de Buenos Aires (Sbase) y Metrovías, abundaron las comunicaciones cruzadas.

Cuando toda la energía estaba concentrada en tratar de destrabar la medida de fuerza o, al menos, intentar que no continúe durante el fin de semana, la orden del Poder Ejecutivo porteño de descartar cualquier aumento cambió el foco del debate.

"No está previsto un nuevo aumento para este año. Ésta es una decisión del jefe de gobierno [Mauricio Macri]. A pesar de la alta inflación queremos evitar trasladar el costo a la gente en un momento económico tan difícil", dijo a LA NACION el jefe de gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Las conjeturas respecto del nuevo costo del boleto comenzaron a circular a partir de una reunión realizada el miércoles, en la que se había tomado la decisión de variar la tarifa, aunque se desconocía en qué proporción.

Con la actualización del valor de la tarifa técnica -se llevó a $ 10,26 cuando antes estaba a $ 7,47-, publicada el viernes en el Boletín Oficial, el Ejecutivo parecía haber dado el primer paso para aplicar el segundo aumento del año.

En marzo, el viaje en subte había pasado de $ 3,50 a $ 4,50 con SUBE ($ 5 con subtepass) y se había implementado un sistema escalonado de tarifa subsidiada, ordenada por la Justicia.

Medida de fuerza

Video

En tanto, los trabajadores del subte realizarán hoy un paro de dos horas de 5 a 7 de la mañana, en reclamo por los descuentos en los haberes que recibieron 98 trabajadores que durante julio no vendieron boletos y levantaron los molinetes en reclamo de mayor seguridad en las boleterías.

Aunque la medida no alcanza al núcleo de la hora pico, desde Metrovías alertaron sobre que llevará más tiempo normalizar el servicio, pues la tarea de distribuir las formaciones entre las estaciones es lenta.

Al menos 35.000 pasajeros serán afectados por una protesta similar a la que los metrodelegados realizaron el 12 de junio pasado. En aquella oportunidad el conflicto se originó por una exigencia de mayor seguridad luego de que la Policía Federal abandonara las estaciones y los andenes para darles su lugar a los efectivos de la Policía Metropolitana, que tomaron el control el 1° de junio.

La de hoy es la consecuencia de aquella situación ya que el descuento que realizó Metrovías a los empleados fue porque "deliberadamente tomaron la decisión de no vender boletos o levantar los molinetes cuando no había un policía parado al lado de la cabina", según informó la empresa a LA NACION.

Las interrupciones en el trabajo fueron detectadas durante julio después de que Subterráneos de Buenos Aires (Sbase) llegara a un acuerdo con los metrodelegados de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp) para comenzar a blindar las cabinas. Hasta el momento se acondicionaron Medrano y Florida, de la línea B. Sbase se comprometió a continuar con el blindaje de Lima y Primera Junta (línea A); Federico Lacroze (línea B); San Juan (línea C); Catedral, Pueyrredón y Palermo (línea D); Independencia, San José y Avenida La Plata (línea E), y Parque Patricios (línea H).

"Es una agresión al conjunto de los trabajadores y por eso la respuesta es del conjunto de los trabajadores", sostuvo Roberto Pianelli, titular de Agtsyp, ayer durante el anuncio de la medida. El descuento, en promedio, fue de $ 730 por trabajador. "El conflicto de fondo sigue siendo la falta de seguridad en el subte, que arrancó cuando se fue la Policía Federal, y la Metropolitana bajó con menos efectivos y un plan diferente. Eso hizo necesario el blindaje de las boleterías", explicó.

Los sindicalistas argumentaron que Metrovías y el gobierno se habían comprometido a colocar personal de seguridad privada en las boleterías sin blindaje. "Eso no siempre sucede y la única defensa de los trabajadores es no vender boletos cuando no hay seguridad. El descuento es una provocación porque hace cuatro meses que estamos así", agregó Pianelli.

Según informó Metrovías, los descuentos alcanzaron a menos del 10% de la dotación del área Estaciones y Boleterías, de la cual dependen los empleados que se encuentran en las cabinas. Las descuentos representan un promedio del 4,3% del salario mensual. Fueron de 0,1% a 24%.

Idas y venidas por la tarifa

1° de agosto

En el Boletín Oficial del viernes pasado se publicó que la nueva tarifa técnica del subterráneo se fijaba en $ 10,26 (antes era de $ 7,47). El parámetro surge de la división entre el costo neto de la explotación del servicio y la cantidad de pasajeros que viajaron el año anterior

6 de agosto

En forma sorpresiva, el Poder Ejecutivo dejó trascender a través de sus voceros que se había ordenado activar mecanismos para definir un nuevo valor del boleto sobre la base de los cálculos que ya se habían realizado sobre la tarifa técnica. Se planeaba implementarlo antes de fin de año

7 de agosto

El gobierno porteño, finalmente, dio marcha atrás con la decisión de incrementar la tarifa en 2014 por lo que el boleto seguirá costando $ 4,50 hasta fin de año ($5 en boletería)

Tigre, sin lanchas colectivas

  • Durante seis horas los habitantes de las islas del Delta, en el partido de Tigre, no tuvieron transporte público. Ayer los trabajadores de las empresas de lanchas colectivas realizaron un paro. Sólo a media tarde el servicio empezó a normalizarse. Al igual que lo que sucede muchas veces con el transporte público en general, la huelga fue aceptada por los dueños de las embarcaciones. Sucede que para funcionar, las compañías reciben gasoil subsidiado, al igual que los colectivos. En agosto, por ejemplo, la partida de combustible llegó a 136.000 litros. Sin embargo, la ayuda oficial no es suficiente y las compañías se atrasaron con el pago de los sueldos. Los empresarios reclaman que, además del gasoil, se les conceda un subsidio por compensación tarifaria.

Del editor: qué significa.?Los usuarios, nuevamente, como rehenes de disputas ajenas, mientras esperan las prometidas mejoras en la calidad del servicio.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.