Tras un año, el subte es de la Ciudad

Después de 14 horas de negociaciones y varios cambios en el proyecto oficial, la Legislatura aceptó el traspaso del subterráneo a la órbita porteña; por ahora no habrá aumento de tarifas; prometen más limpieza e inversión en seguridad
Después de 14 horas de negociaciones y varios cambios en el proyecto oficial, la Legislatura aceptó el traspaso del subterráneo a la órbita porteña; por ahora no habrá aumento de tarifas; prometen más limpieza e inversión en seguridad
Laura Rocha
(0)
21 de diciembre de 2012  

Casi un año después de que el jefe de gobierno, Mauricio Macri, firmara el compromiso con la Nación para aceptar el subte, el traspaso de jurisdicción del servicio se concretó ayer .

Después de más de 14 horas de negociaciones, la Legislatura porteña aprobó con 46 votos positivos la transferencia del servicio público a la órbita local. El cambio de manos se traducirá, en el corto plazo, para el millón de usuarios que utiliza el subte en más limpieza, más seguridad y en el cumplimiento de las frecuencias, según dejaron trascender ayer desde el Ejecutivo porteño.

"Mejorar la limpieza de andenes y estaciones, destinar la Policía Metropolitana a la seguridad e incorporar nuevas unidades serán las prioridades inmediatas", dijo ayer a LA NACION una alta fuente del gobierno porteño.

Respecto de la tarifa, y tal como lo establece la ley en su artículo 32, será revisada anualmente al momento de la discusión de paritarias, reveló el mismo informante.

"Terminó bien, el subte es de la Ciudad a partir del 1° de enero y yo estoy convencido de que va a ser mejor para la gente. No hay soluciones mágicas de un día al otro, pero estoy convencido de que va a haber mejor servicio y seguridad", sostuvo Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gabinete porteño.

Respecto de la seguridad, la idea es incorporar paulatinamente oficiales de la Metropolitana a las líneas, al tiempo que se instalará tecnología para trabajar en la prevención.

Respecto de los autodenominados metrodelegados, Larreta reiteró: "El dueño del subte es la gente, no los metrodelegados. Se incorporó en la ley que en cualquier caso conflictivo se tiene que prestar un servicio mínimo, era lo que peleábamos porque es un servicio esencial".

En ese sentido se incluyó en la ley la obligación de avisar con dos días de anticipación cualquier medida de fuerza. Sin embargo, se quitó de la propuesta inicial del macrismo la pasibilidad de multas por el levantamiento de molinetes.

Respecto de Metrovías, Rodríguez Larreta también pretende realizar cambios: "Queríamos cortar el contrato de Metrovías porque no era claro, por eso la cosa está como está y porque el sistema de transporte está colapsado y fue un fracaso del Gobierno; dentro de eso hay que cambiar el contrato, poner más control y empezar de nuevo, sea con Metrovías o con quien sea".

En ese sentido la ley estableció un período de 60/90 días para revisar la concesión y establecer un nuevo contrato y decidir con quién se hace, con la posibilidad abierta de que lo haga el Estado, siempre con un contrato nuevo que establezca calidad de servicio.

"Primer paso"

La concesionaria sólo opinó mediante un comunicado: "Estamos convencidos de que la sanción de la ley que aprueba el traspaso es un primer paso necesario y auspicioso para normalizar la situación que el subte atravesó durante todo 2012. Mantenemos firme nuestra vocación de seguir operando el subte contribuyendo con experiencia y calidad técnica de trabajo argentino en la transformación y modernización de este medio de transporte vital".

Para operar el servicio del subterráneo el gobierno contará con los $ 600 millones que se recaudarán por la venta de boletos (la tarifa seguirá a $ 2,50, al menos hasta la próxima negociación salarial) y con la nueva ley el gobierno porteño podrá recaudar $ 1100 millones anuales que necesita para administrar el subte con el aumento de las alícuotas en los impuestos de sellos, a las transacciones financieras y patentes para autos nuevos y usados.

Además, la Legislatura autorizó al Ejecutivo a tomar deuda por 300 millones de dólares, pero de a 100 millones por año, que se podrán usar para las obras de emergencia que tenga que realizar al tomar a su cargo el servicio.

Comisión

La Legislatura también creó una Comisión de Transparencia y Seguimiento de los fondos que se recaudarán para el funcionamiento de la red de subtes, que estará integrada por diputados y representantes de la Auditoría General porteña.

"Nos parecía importante incluir en la ley la creación de un ámbito que pueda controlar que los fondos que ingresen para el sostenimiento del servicio del subte sean utilizados realmente para eso y no se deriven a otros fines", sostuvo Daniel Amoroso, del bloque Confianza Pública, impulsor de la nueva comisión.

Para ser aprobado, Pro también tuvo que ceder en su intención de declarar el subte servicio esencial. También se mantuvo la jornada laboral de seis horas.

Asi fue la votación

Las claves del acuerdo

Los puntos fundamentales de la ley que rige el traspaso

  • Jornada laboral

    Seguirá siendo de seis horas y si hay conflicto los gremios deben avisar con 48 horas de anticipación cualquier medida de fuerza
  • Autoridad de aplicación

    Sbase tendrá a su cargo el desarrollo y la administración del sistema de infraestructura y gestión
  • En emergencia

    Se declara la emergencia del sistema por un plazo de dos años, prorrogable por un año más
  • La nueva era del subte

    La calidad del servicio, en boca de todos

  • "El subte es de la Ciudad a partir del 1° de enero y yo estoy convencido de que va a ser mejor para la gente"

    HORACIO R. LARRETA

    Jefe de Gabinete Porteño
  • "Ahora tendrán que trabajar para que la gente viaje un poquito mejor. Tendrían que haberlo hecho hace un año"

    FLORENCIO RANDAZZO

    Ministro de Interior y Transporte
  • "A partir de ahora vamos a volver a negociar con Metrovías o con otra empresa; la idea de Pro no es estatizarlo"

    CRISTIAN RITONDO

    Jefe Bloque PRO
  • MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.