Un cambio de nombre, pero no de políticas