Se despidió con un vuelo rasante y un "viaje de película"