Viejos coches de subte y tren: hoy son hoteles y restaurantes