Alarmante tasa de embarazo adolescente

A pesar de que el 61% de las chicas dice haber recibido educación sexual en la escuela
Fabiola Czubaj
(0)
28 de septiembre de 2005  

Tres de cada diez adolescentes quedan embarazadas dentro del primer año de tener relaciones sexuales, según una encuesta en las maternidades de cuatro hospitales públicos porteños realizada por el Centro Latinoamericano Salud y Mujer (Celsam). Entre las 171 chicas de 13 a 19 años que acababan de dar a luz en los hospitales Rivadavia, Pirovano, Alvarez y Argerich, seis de cada diez respondieron que no habían planificado el embarazo. Sin embargo, casi la misma cantidad (63%) dijo que había recibido educación sexual en la escuela antes de quedar embarazada.

"Esto demuestra que los adolescentes identifican cualquier información sobre sexo como si fuera educación sexual", dijo ayer, durante la presentación de los resultados del trabajo, la doctora Alicia Figueroa, obstetra y ginecóloga del hospital Durand e integrante del Celsam. La frecuencia del embarazo no planificado en la adolescencia resulta alarmantemente alta, concluye el trabajo.

La investigación apuntó no sólo a identificar el nivel de educación sexual en las adolescentes madres que asisten a los hospitales públicos de esta ciudad, sino también a conocer cómo esa información influye en el ejercicio de la sexualidad. Para ello, el equipo recolectó datos que van desde el cuidado en la primera relación y la escolaridad durante el embarazo, hasta cuál será el lugar de residencia después del parto.

La primera vez

El 41% de las adolescentes admitió no haber utilizado ningún método anticonceptivo en su primera relación sexual. "Esto confirma la fantasía de que en la primera vez no se puede quedar embarazada", apuntó Figueroa.

En tanto, casi la mitad (49,71%) dijo que su pareja había utilizado preservativo y entre las conclusiones del estudio se detalla que el 23% de las chicas piensa que es más fácil para el varón aprender a cuidarse. "Esto es un desastre; en 2005, las adolescentes siguen pensando como lo hacían nuestras abuelas", afirmó la representante del Celsam. Sólo dos de cada diez chicas usaron de manera constante un método anticonceptivo desde la primera relación sexual: "Se vio que las chicas se empezaron a cuidar cuando las relaciones eran estables -dijo Figueroa-. Es el mismo pensamiento mágico de que la primera vez no va a pasar nada."

En cuanto a si la escolarización había influido en la frecuencia de embarazos entre las chicas que asistían o no a la escuela, la respuesta fue no. Sin embargo, la cantidad de embarazos no planificados fue mayor entre las chicas que asistían a clases. "Esto indica que la escolarización por sí misma no es un factor que protege a las adolescentes de quedar embarazadas", afirmó Figueroa.

Del 47% de las adolescentes que iba a la escuela cuando quedó embarazada, el 58% la abandonó por decisión propia (38%) o de los padres (6%), porque la escuela no la aceptó (4%) y por indicación médica (15%). "Este último porcentaje llama la atención porque es muy alto y no es la frecuencia normal de reposo que se les recomienda a las mujeres embarazadas -señaló la doctora Figueroa-. En cuanto a la decisión de los padres, es un índice directo de una baja contención familiar."

Sin embargo, una de cada dos chicas que abandonaron la escuela dijo que volverá a estudiar y a trabajar, y una de cada cuatro sólo se dedicará a cuidar al bebe, aunque la convivencia con el padre del bebe aumentará sólo en un 9% de los casos después del embarazo. En tanto, más de la mitad seguirá viviendo con sus padres y un 2,4% irá a vivir sola.

Ayer, el Celsam lanzó una campaña de prevención en colegios, bares, discotecas y shoppings. Su línea gratuita de información es 0-800-888-235726.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?