Alentadores resultados de una vacuna para prevenir el cáncer cervical

Demostró un 100% de efectividad para evitar el contagio de una forma de HPV
(0)
22 de noviembre de 2002  

NUEVA YORK.- Científicos informaron ayer que han creado la primera vacuna que resulta capaz de prevenir el cáncer cervical. La vacuna vuelve a las mujeres inmunes al virus de transmisión sexual que causa la mayoría de los casos de la enfermedad.

La vacuna, aclararon los investigadores, todavía se encuentra en fase experimental y no estará disponible al público por varios años.

Una vacuna eficiente podría reducir abruptamente los casos de cáncer cervical, que afecta a 470.000 mujeres cada año en todo el mundo y que mata a 225.000. En los Estados Unidos se producen 13.000 casos y 4100 muertes cada año.

En un estudio realizado en 2392 mujeres jóvenes, en el que la mitad fue vacunada mientras que al resto se le dio un placebo, la vacuna demostró una efectividad del 100 por ciento. Durante un seguimiento de 17 a 27 meses, ninguna de las mujeres vacunadas contrajo la infección o desarrolló lesiones precancerosas ocasionadas por el virus, mientras que entre las mujeres que no fueron vacunadas 41 contrajeron la infección y 9 de ellas presentaron lesiones precancerosas.

El estudio fue publicado ayer en la revista The New England Journal of Medicine.

Resultados tremendos

"Estos resultados son tremendos", dijo la doctora Laura A. Koutsky, de la Universidad de Washington en Seattle, que dirigió el equipo, integrado por investigadores de 16 universidades y de los laboratorios de investigación de Merck. Esta empresa fue la que hizo la vacuna y financió su investigación. "Es muy alentador que haya una vacuna para prevenir el cáncer cervical invasivo", agregó.

Una experta que no participó del estudio, la doctora Carol L. Brown, cirujana ginecológica del Centro Oncológico Sloan-Kettering, de Nueva York, calificó el estudio como "altamente significativo y muy alentador".

"De resultar aprobada, posee el potencial como para convertirse en una forma realmente efectiva de prevenir el cáncer cervical", dijo la doctora Brown.

La vacuna descripta en el estudio de The New England Journal of Medicine fue desarrollada para determinar qué personas pueden ser inmunizadas para un solo tipo de los virus que causan dichas lesiones precancerosas, y que causa el 50% de los casos de cáncer cervical.

Esta no es la vacuna que Merck espera lanzar al mercado, dijeron autoridades de esa compañía. Actualmente se encuentran probando una nueva versión, diseñada para combatir múltiples formas de este virus, lo que permitiría prevenir el 70% de los cánceres cervicales. La vacuna no estará disponible hasta dentro de unos años, dijeron.

La vacuna, administrada mediante tres inyecciones durante seis meses, puede ser empleada para prevenir el cáncer cervical, pero no es útil para su tratamiento. Como método de prevención, será más exitosa si es administrada a mujeres y adolescentes antes de que se vuelvan sexualmente activas.

Los investigadores advirtieron que esta vacuna no liberará a las mujeres de la necesidad de realizarse el papanicolaou para diagnosticar el cáncer cervical, porque no previene contra todos los virus que pueden causar la enfermedad.

Otras vacunas

El doctor Allan Hildesheim, investigador del Instituto Nacional del Cáncer, de los Estados Unidos, dijo que los resultados de la vacuna son extremadamente prometedores, aunque señaló que se necesitará realizar ensayos clínicos con más pacientes y con un seguimiento más extenso para asegurar que la vacuna es segura y efectiva, especialmente debido a que estará dirigida a un gran número de jóvenes.

Además, Hildesheim señaló que también en ese instituto están desarrollando una vacuna para el cáncer cervical. Al igual que la farmacéutica GlaxoSmithKline, dijo un vocero de la compañía.

La mayoría de las muertes por cáncer cervical se produce en los países en vías de desarrollo, donde las mujeres no se realizan en forma regular el papanicolaou, examen mediante el cual se pueden detectar tempranamente lesiones precancerosas y, así, removerlas antes de que se conviertan en tumores. La vacunación es menos complicada que los programas de detección de cáncer, y podría resultar una opción más práctica en muchas partes del mundo.

"Para las personas que viven en países donde no hay programas de detección, la vacunación salvará vidas", dijo la doctora Kathrin U. Jansen, directora de investigación de vacunas de Merck.

Casi todos los casos de cáncer cervical son causados por virus que pertenecen al grupo de los llamados papilomavirus humanos (HPV), que se transmiten por vía sexual, son muy comunes y resultan difíciles de evitar. Los preservativos pueden disminuir el riesgo de transmisión, pero no prevenirla, probablemente debido a que estos virus se diseminan por contacto cutáneo más allá de donde se encuentra el preservativo.

En su intento por desarrollar una vacuna, los investigadores eligieron como blanco el HPV-16 la principal causa de cáncer cervical. Armaron la vacuna introduciendo parte del genoma viral en levadura, de modo que ésta produzca una proteína que normalmente se encuentra en la cubierta del virus. Dicha proteína es la vacuna: no puede causar infección pero sí estimula el sistema inmunológico a producir anticuerpos contra el HPV-16.

La sucesora de esta vacuna inmunizará a los pacientes contra el HPV-16, pero también contra el HPV-18, que en conjunto representan el 70% de los casos de cáncer cervical. La vacuna también brindará protección contra otros tipos de HPV, como el 6 y el 11, que causan el 90% de las verrugas genitales.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.