Aumentó un 113% la enfermedad pulmonar obstructiva crónica

Para los neumonólogos, el 75% de los pacientes aún no ha sido diagnosticado
(0)
10 de diciembre de 2001  

Las incondicionales fans que desbordaron todos los teatros donde hace unos meses se presentó el popular cantante Roberto Sánchez notaron que si bien el carisma del ídolo aún estaba intacto, no podía decirse lo mismo de su estado de salud. No hace mucho, Sandro confesó que padece enfisema pulmonar, una afección que se caracteriza por la destrucción de los alvéolos pulmonares y que es resultado directo de más de cuarenta años de ser fumador.

El enfisema y la bronquitis crónica son las dos caras de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC, la quinta causa de muerte en los mayores de 65 años en la Argentina. Según un reciente estudio epidemiológico publicado en la revista Medicina (Buenos Aires), la tasa de mortalidad de la EPOC en nuestro país aumentó un 113% en los últimos 20 años.

"Hoy se piensa que va a haber una epidemia mundial de EPOC dentro de 20 años, como resultado del aumento dramático en el consumo de cigarrillos registrado en los países subdesarrollados", dijo a LA NACION el doctor Martín Sívori, neumonólogo de la Unidad de Neumotisiología del hospital Ramos Mejía, autor del citado estudio, cuyos resultados fueron presentados en el último Congreso de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria.

El aumento en la tasa de mortalidad por EPOC fue mucho mayor entre las mujeres (154%) que en los varones (100%). Según el doctor Sívori, esta diferencia refleja, por un lado, las consecuencias de la iniciación de la mujer en el tabaquismo en la década del 60 y, por el otro, algo sobre lo que cada día hay más evidencias: las fumadoras son más sensibles al consumo de tabaco que los hombres.

Si bien en la Argentina cada año mueren aproximadamente 5000 personas por esta afección, el diagnóstico suele llegar tarde, si es que llega. Según el Consenso Argentino de EPOC elaborado entre junio y septiembre por 80 neumonólogos de todo el país -y presentado en el reciente Congreso de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria-, el 75% de las personas que sufren esta afección no han sido diagnosticadas.

Mal de fumadores

Esa tos tan característica de los fumadores y ese igualmente típico aumento de la mucosidad al despertar que llega sin ser llamado tras convivir entre cinco y diez años con el humo del tabaco son los primeros síntomas que delatan la gestación de la EPOC. Con el paso del tiempo, también se hacen más frecuentes los catarros de pecho.

¿Qué es lo que se esconde detrás de estos síntomas? "La EPOC consiste en una progresiva obstrucción de la vías aéreas que tiene dos componentes: la destrucción del tejido que brinda sostén elástico a los alvéolos (el enfisema) y la inflamación del revestimiento de los bronquios (bronquitis) -explicó el doctor Sívori-. Generalmente, estos dos componentes aparecen asociados."

Las dos caras de la EPOC se convierten en un obstáculo que limita progresivamente la circulación del aire que entra y sale de los pulmones. El resultado es una sensación de dificultad respiratoria con falta de aire y fatiga (disnea) que primero se manifiesta al practicar deportes o al subir una escalera, pero que luego de varios años empieza a presentarse antes esfuerzos cada vez menores, como vestirse o comer.

"El 90% de los casos de EPOC son producidos por el cigarrillo -afirmó Sívori-; el 10% restante es secundario a la polución ambiental y a gases tóxicos. En nuestro estudio pudimos observar que la inhalación de gases tóxicos industriales causa el mismo daño al pulmón que el tabaco, y lo mismo ocurre con la inhalación del humo que generan las cocinas a leña."

El estudio realizado por el doctor Sívori (y los doctores César Sáenz y Clara Riva Posse) reveló que el aumento de la tasa de mortalidad por EPOC en la Argentina presenta significativas diferencias de una provincia a otra.

"Santa Fe, Córdoba y la Capital Federal experimentaron un aumento de la mortalidad superior al promedio nacional -dijo-. Córdoba, por ejemplo, duplicó su tasa de mortalidad por EPOC en los últimos cinco años."

Diagnóstico tardío

"El Consenso Argentino de EPOC hace hincapié en que la única posibilidad de revertir o al menos disminuir la progresión del enfisema y de la bronquitis crónica es dejar de fumar -citó el doctor Sívori-. Este es el primer tratamiento que hay que encarar ante un diagnóstico de EPOC."

Claro, siempre y cuando haya diagnóstico. Según el Consenso Argentino de EPOC, en nuestro país el 75% de los pacientes que padecen esta afección permanece sin diagnóstico. Es más, según Sívori, "sólo el 50% de los pacientes que sí han sido diagnosticados ha sido sometido a una espirometría, es decir, a un estudio que permite determinar el grado de obstrucción bronquial.

Y esto habla de un diagnóstico que llega tarde. Al ser mucho más sensible que una radiografía de tórax, la espirometría permite detectar en forma precoz las formas incipientes de la EPOC. "En esta afección, la radiografía resulta ser un diagnóstico tardío", concluyó Sívori.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.