Aval al acuerdo entre la Argentina y Australia

Lo suscriben los organismos científicos
(0)
28 de noviembre de 2002  

Tal como hicieron las academias nacionales de Ciencias de Buenos Aires, de Ciencias en Córdoba, de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, de Educación, de Ingeniería y de Medicina el 27 de septiembre último, ayer prácticamente la totalidad de los organismos del sistema científico nacional dio a conocer una declaración en la que avalan la firma del acuerdo con Australia por el reactor de Invap.

La Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva; el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas; la Comisión Nacional de Energía Atómica; la Comisión Nacional de Actividades Espaciales; el Instituto Nacional de Tecnología Industrial, y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria emitieron una declaración conjunta en la que instan a la Cámara de Diputados a ratificar el convenio firmado entre los gobiernos de la Argentina y Australia para la cooperación en investigación básica y aplicada de los usos pacíficos de la energía nuclear.

"El acuerdo no implica un basurero nuclear -afirman-. El convenio impide a las partes tratar desechos radiactivos (art. 6, inc. a) y obliga a Australia a depositar todos los materiales resultantes del acondicionamiento en su territorio. Si nuestro país aceptara el pedido de Australia, acondicionaría el material radiactivo y lo devolvería. El convenio sólo acepta el acondicionamiento de los elementos combustibles gastados del reactor comprado a la Argentina. (La ley 25.279 ratifica la distinción entre combustible gastado y desecho radiactivo.) Es falso que la ratificación del convenio constituya un precedente para realizar convenios similares con otros países. Las decisiones legislativas son únicas e históricas, del mismo modo que los acuerdos entre países."

Según los científicos, el posible tratamiento de los elementos combustibles gastados del reactor australiano en el Centro Atómico Ezeiza significaría sumarle un 1% a la actividad nuclear que allí se realiza desde hace años, sin riesgos para la población y el medio ambiente.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.