Viceversa. Brasil ya es campeón