Catherine Cesarsky, en LA NACION

La astrofísica francoargentina brindó una conferencia acerca de "Nuevos descubrimientos sobre el origen del universo" , en LA NACION. A continuación, los lectores encontrarán los fragmentos más relevantes de la disertación.
La astrofísica francoargentina brindó una conferencia acerca de "Nuevos descubrimientos sobre el origen del universo" , en LA NACION. A continuación, los lectores encontrarán los fragmentos más relevantes de la disertación.
(0)
26 de agosto de 2000  

El secretario general de Redacción, Germán Sopeña, presenta a la astrofísica francoargentina Catherine Cesarsky:

"Es un gran honor para LA NACION tener hoy entre nosotros la visita de la doctora Catherine Cesarsky.

"Es un acontecimiento a todas luces excepcional, porque muy pocas personas pueden hablar sobre los secretos del universo. Algunos podrían hacerlo desde el punto de vista filosófico o religioso, pero muy pocos pueden sustentarlos con términos científicos.

"La doctora Catherine Cesarsky está particularmente capacitada para hacerlo porque su vida diaria transcurre en Chile, en el Observatorio Paranal, que pertenece a una integración de nueve países europeos, con sede en Munich, Alemania.

"Este observatorio se instaló en América del Sur, más precisamente en Chile por razones de natural visibilidad, ya que es la zona más seca y más clara del planeta.

"La ubicación elimina prácticamente gran parte de la rotación o de las turbulencias del aire en esa zona y además tiene una enorme cantidad de días totalmente limpios por año.

"Allí, Paranal se ha convertido en el observatorio más moderno y más potente, que cuenta con cuatro grandes telescopios vinculados entre sí, lo cual cuadruplica su potencia. Esto significa que se ve más al fondo, o sea más cerca del comienzo del llamado Big Bang o comienzo del Universo.

"En este observatorio los científicos están viendo el pasado más antiguo que jamás se haya podido ver.

"Cuando diariamente vemos cosas tan tristes, al visitar un lugar como éste comenzamos a ver las cosas de manera distinta, porque estamos viendo lo que ha pasado hace muchos miles de millones de años y buscando respuestas muy diferentes, mucho más amplias que las que buscamos en el día a día.

"Es interesante escuchar a la doctora Catherine Cesarsky no sólo como científica, sino como científica formada en la Argentina.

"La doctora Catherine Cesarsky nació en Francia, pero vivió desde muy chica en la Argentina por razones familiares. Se educó en nuestro país en un colegio francés y luego continuó su carrera en la Facultad de Ciencias Exactas, donde estudió Ciencia Física.

"Cursó en los años ´60 y se graduó en el ´65 como Física. Rápidamente fue "descubierta, advertida y conocida" por quien era un gran científico de la astronomía, el Dr. Carlos Varsasky, que la llevó a trabajar con él. Y luego la recomendó para que hiciera el doctorado en astronomía en la Universidad de Harvard.

"Casualmente, la doctora Catherine Cesarsky se fue de la Argentina el mismo día y a la misma hora de la tristemente célebre "Noche de los bastones largos" en la Facultad de Ciencias Exactas. Ella se enteró de esa noticia al día siguiente al llegar a Boston y quizás ese símbolo es extraordinariamente preocupante y motivante para nuestra reflexión. Ella no partió por esa razón, pero partió justo ese mismo día.

"Entonces desarrolló una larga carrera científica en lo que llamaríamos el mundo desarrollado, en los Estados Unidos y Europa. Visita regularmente la Argentina en su paso hacia Chile, donde hace sus periódicas observaciones.

"La doctora representa un ejemplo de lo que significa poder hacer o poder tener una producción o educación científica, aún en un país con dificultades económicas y que, sin embargo, supo ser un productor de ciencia o creador de una educación científica de alto nivel.

"Puede decirse, sin dudas, que la doctora Catherine Cesarsky hubiera sido una gran científica aquí, en Francia o en la India. Seguramente lo hubiese sido siempre, porque la persona que posee el talento y la vocación naturalmente llega por uno u otro medio. Pero no es menos importante advertir cuánto se puede producir o cuánto se pudo producir en aquella Facultad de Ciencias Exactas que marcó toda una época.

"Quizás hay en esta sala algunos que pudieron ser compañeros, alumnos o profesores de ella.

"Creo de todas maneras que vivimos un momento muy particular, por lo que está pasando con el Conicet. Pero la doctora me dijo que en Francia está ocurriendo lo mismo.

"No está previsto que esta charla sea sobre ciencia y política o sobre qué hay que hacer con la ciencia en el país. Estamos aquí para escuchar cosas mucho más interesantes, que seguramente la doctora Catherine Cesarsky nos dirá sobre el universo.

"Así que la recibimos con gran placer y con gran honor para nosotros y celebramos que pueda dar esta charla en Buenos Aires."

Las primeras reflexiones de la ilustre visitante

"Buenas noches, dado lo que acabo de escuchar en la presentación, yo quería agregar dos detalles: el primero es que muchos de los cumplidos vertidos por Germán Sopeña resultan exagerados y lo segundo que deseo mencionar es que efectivamente yo no estoy segura que mi carrera hubiese sido la misma de haber estudiado en otro lado.

"Realmente quiero aprovechar la oportunidad para manifestar toda la gratitud que tengo hacia la Universidad de Buenos Aires, donde recibí entre 1960 y 1964 una educación excelente.

"No sé si los más jóvenes lo saben, pero en aquella época nuestra Facultad había llegado a un nivel didáctico de la ciencia tan elevado que muchos de aquellos estudiantes luego nos fuimos a los Estados Unidos para realizar los doctorados.

"Cuando yo estaba en Harvard tenía muchos compatriotas como compañeros y lo que más me enorgullesía era que los argentinos siempre estaban entre los mejores en todas las universidades. Algo impresionante que deseo con todo fervor que continúe. Y las referencias que tengo sobre la Facultad de Ciencias Exactas me permite apreciar la calidad de gente que allí concurre. Creo que hay un gran potencial científico en este país.

"Ustedes ya han escuchado alguna vez mencionar al Observatorio Paranal, que dirigo en este momento y pertenece a nueve países europeos, que funciona desde Europa y desde Chile con dos observatorios: uno de ellos es el Observatorio Paranal, todavía no terminado, que está en construcción, pero que es efectivamente el observatorio más moderno del mundo.

"Los telescopios allí instalados son técnicamente avanzados y tienen un sistema que corrige la óptica continuamente, de manera que todo esté permanentemente perfecto. Y eso hace que puedan dar imágenes extremadamente nítidas, en combinación con el hecho de que está en un sitio que astronómicamente es excelente a 2650 metros en Paranal.

"En ese cerro se cortó la parte superior para que quede allí una zona plana y así instalar los cuatro telescopios. Cada uno de ellos va a poder hacer tres tipos de observaciones distintas, que después se pueden utilizar en conjunto de a dos, de a tres, de a cuatro y junto con los telescopios más pequeños se podrá obtener un poder de separación muy elevado en el cielo, lo cual permite tal vez algún día distinguir planetas alrededor de las estrellas. Yo sé que ahora todavía no se puede hacer."

Momento de diapositivas

La conferencia continuó con la puesta en escena de una serie de diapositivas sobre Paranal, cómo estaba el año último y el presente con la superficie de la montaña cortada. Luego se observó los cuatro telescopios, los túneles construidos y las maravillosas puestas de sol en este sitio ubicado a sólo 17 kilómetros del mar.

Los cuatro telescopios fueron bautizados con nombres en lengua mapuche, elegidos en un concurso para niños chilenos. El primer telescopio se llama Antu, que significa Sol; el segundo es Kueyen, que es Luna; el tercero Melipal, que es la Cruz del Sur, y el último Yepun, que es Sirius.

"Para los cuatro telescopios tenemos una sala de control muy grande, o sea que se han acabado los tiempos en que los astrónomos se morían de frío sentados frente a la punta de un telescopio. Aquí todo esto se hace automáticamente, los astrónomos están cómodamente sentados en una sala caliente, muy amplia en la cual hay asientitos para cada uno de los telescopios y después también va haber lugar para toda la interferometría, lo cual permite a todos los demás científicos hablar entre ellos y tener intercambios científicos. Ya ahora con dos telescopios andando y después con cuatro va a ser una experiencia extraordinaria trabajar allí.

"¿Para qué hemos hecho estos telescopios? Para tratar de entender mejor, con el resto de los astrónomos del mundo el origen y la evolución del universo.

Ahora les voy a hablar un poco de cosmología, para entender cómo y cuándo se formó el universo. Nosotros estamos aquí hablando sobre eso, cuando en relidad ya en el siglo XVIII, en Irlanda, el obispo Usher declaraba que el universo fue creado la víspera de domingo 23 de octubre de 4004 a.C. Así que estamos trabajando tanto, cuando en realidad en el siglo XVIII alguien ya conocía la respuesta.

"¿Qué piensan de eso los cosmólogos del siglo XX? Aquí podemos citar aquella frase que expresa que ´los cosmólogos se equivocan, pero nunca dudan´.

"Los astrofísicos pensamos que después del Big Bang, esa gran explosión inicial, la materia y la luz estaban extremadamente mezcladas y hubo una gran expansión. La expansión se acompaña de un enfriamiento y al cabo de trescientos mil años este enfriamiento resultó tal que la materia pasó a ser ionizada, que es una materia en que los electrones están separados de los núcleos, de los átomos y hay una recombinación de la materia que deviene neutra. La materia neutra no interactúa más con la luz y, entonces, a los trescientos mil años se ve esta separación. A partir de ahí, la luz está todo el tiempo chocando con la materia y esa luz recorre una gran distancia, ya con muy pocos choques y se va enfriando junto con la expansión del universo.

"Y pensamos que ese enfriamiento duró hasta hoy y todavía hoy somos capaces de detectar lo que queda de esta luz primordial. Y lo que se llama la luz del fondo del cielo que llega a temperaturas bajísimas de solamente tres grados absolutos, o sea menos de 270 grados centígrados. Si se mira de cualquier dirección del cielo comprobamos de que vemos esta luz muy fría, pero con bastante energía y suficiente para producir un poco de ruido como la que ustedes escuchan en sus televisores. Esto es algo que interactúa con nosotros a diario y se han hecho observaciones que han permitido ver que, además, es extremadamente uniforme: desde cualquier lado que se mire se ve lo mismo.

"Hace mucho tiempo que queremos medir como se va frenando la expansión del universo y tratar de comparar la velocidad de la expansión del universo con galaxias que tienen una edad parecida a la nuestra, de trempana edad, con la de galaxias de una edad más avanzada. Para lograrlo comenzamos a utilizar Supernovas.

"Las Supernovas son estrellas que explotan en una etapa de su vida y de golpe dan muchísima luz. Una estrella de estas puede dar durante un mes tanta luz como la de una galaxia entera.

"Hay otro tipo de Supernovas, una de ellas, la Supernova 1A, que parece repetirse siempre de una manera igual, de modo que cuando uno observa, una Supernova 1A puede medir cómo va variando la luz y el máximo de esa velocidad y la forma en que lo hace es algo que uno hace para reconocer cuánta luminosidad tiene en total y así poder decir a qué distancia está.

"En programas internacionales se observaron hasta cinco mil galaxias al mismo tiempo y con la Supernova se observaron las diferencias. Un mes después se observaron las galaxias para ver cómo eran sin las Supernovas. En los estudios posteriores se observó si había una aceleración del universo, o por el contrario una desaceleración que es lo que esperábamos ver. Sin embargo, observamos que la expansión del universo es cada vez más rápida, quiere decir que algo la está empujando, algo ejerce una acción similar a la de un cohete porque busca hacer que la materia no vaya tan rápido, pero acaba empujándola.

"Este es un misterio que aún no logramos resolver, pero que nosotros llamamos la energía del vacío. La energía es un poco como una masa, pero funciona en sentido opuesto. Todo esto derivó en un gran debate que consiste en saber si la cosmología debe ir hacia la precisión o no, un interrogante cuasifilosófico. No estamos tratando de determinar si el universo se originó hace cuatro mil años, sino de determinar una docena de costantes con presición que hoy sólo logramos en un diez por ciento, pero que es infinitamente mejor a lo que teníamos hace cinco años. "En este momento pensamos que el universo es plano, en la cual conocemos la naturaleza de una porción de la materia, pero desconcemos el resto de ésta y de la energía. Aunque algunos cosmólogos aseguran que ya han descubierto todo, nosotros pensamos que en diez años toda la cosmología no está terminada, pero no me procupa demasiado.

"Al observar, vimos que las Supernovas aparecían menos luminosas de lo que hubieran aparecido si el universo estuviera en expansión constante, pero si uno mira Supernovas más lejanas tiene que hacer lo opuesto, éstas tendrían que aparecer al contrario, más luminosas. Y si esto no sucede, significa que la teoría es más compleja y que nuestra interpretación en base a las Supernovas no es correcta.

Formación de estrellas

"Otra cuestión que estamos estudiando los astrónomos es el principio de la continuación. La continuación son aquellas cosas importantes que hay en el Universo, en que momento determinado se forman estrellas, si se formaron todas al principio, más tarde se formaron más, más tarde se formaron menos. Ahora se forman más o menos que antes. Esto, por ejemplo, representa la que seguimos ahora que es la formación de las estrellas. Nos enteramos que la velocidad de formación de las estrellas, es ahora diez veces menor que cuando el universo tenía la mitad de su edad y que en períodos aún anteriores bajaba. Pero todo esto es muy inseguro, estamos haciendo muchos tipo de observación, para tratar de hacer mejor este análisis.

"Las estrellas a veces se juntan en el centro de las galaxias y forman objetos muy apretados, que se llaman agujeros negros, y esto es muy importante porque los agujeros negros tienen mucha masa y gravedad, y atraen a todo lo que está a su alrededor, y se comen, se comen y se comen y siguen creciendo. Y hoy nosotros pensamos que probablemente todas las galaxias o la mayoría de las galaxias tienen un agujero negro en el medio y no sabemos en que momento se han formado, si se ha formado primero el agujero negro y luego la galaxia a su alrededor o viceversa. Y luego se forman un montón de fenómenos interesantes que ocurren cerca de ellos, por lo cual se emiten rayos X, rayos gama y millones de rayos cósmicos.

"La historia de los agujeros negros es algo que todavía queremos entender.

Lo que les voy a mostrar son algunos resultados conseguidos con los VLT (Very Large Telescope), que nos permiten adelantar en los problemas que estuvimos hablando. Queremos entender, como les estaba diciendo, la formación de las estrellas a nivel de las galaxias, pero primero a nivel de nuestra propia galaxia. Ustedes saben que vivimos en una galaxia, la vía láctea, y dentro de esa galaxia podemos estudiar con mucho más detalle, astros, objetos que no están demasiado lejos de nosotros. O sino las galaxias muy cercanas, en particular las galaxias más cercanas a la nuestra, que son las dos nubes de Magallanes, que están convenientemente en el hemisferio sur, y es una de las razones por las cuales se instalaron en el sur.

"Es muy interesante estudiar a estas dos galaxias. Esta primera imagen es una toma de formación de estrellas, que indica que las estrellas se están formando muy rápido y formaron una nebulosa que se llama la nebulosa de la ´tarántula´, que es la única nebulosa de este tipo que se puede ver claramente.

"Nosotros tenemos instrumentos capaces de ver en el infrarojo y es muy interesante, porque en estas nebulosas hay mucho polvo y la luz óptica es absorvida por el polvo, que no se verían sin el infrarojo. Utilizando el infrarojo hemos podido contar cuántas estrellas se forman en esta nebulosa. Gracias a la sensibilidad que tenemos podemos ver estrellitas muy chiquititas con una masa diez veces menor a la del Sol. Esta es la primera vez que se pudo ver estrellas tan pequñas en una región de este tipo.

"Nosotros pensábamos que cuando había una explosión de formación de estrellas en general se formaba nada más que estrellas más bien grandes, hasta tres masas solares, pero este no es el caso. Esto nos ensaña mucho sobre cómo se transforma la masa que está en las nubes en masa que va las estrellas.

"Un glóbulo es una región del cielo donde de golpe no se ve nada, no porque no haya nada sino porque entre esta región y nosotros hay una nube negra. Una nube negra es una nube de gas mezclada con polvo. El polvo absorve la luz y no la deja pasar.

"Por primera vez se pudo estudiar la estructura de una nube antes de que se formen las estrellas y descubrimos que era muy lisita, contrariamente a lo que pensábamos.

"En estos últimos años, hace aproximadamente 3 o 4 años, los astrónomos, no yo personalmente, pero sí mis colegas, han podido demostrar la presencia de otros planetas, algo que se venía investigando desde hace cuarenta años.

"Los cometas son los vestigios del pasado del sistema solar, nosotros pensamos que son balas de hielo que quedan atrapadas en las afueras del sistema solar que están dando vueltas, y que de tanto en tanto hay alguna que cae y pasa cerca del sol. El sol derrite un poco esos hielos sucios y ahí se convierte en cometa. Además se ha descubierto que a veces terminan como explotando.

"Efectivamente hemos visto cometas que han explotado y se han convertido en pequeños cometas. Hemos observado algunos de estos pequeños cometas que han vuelto a explotar, formando a su vez nuevos cometas. Este proceso se repite llegando a formar minúsculos cometas, algunos de sólo metros. Esto no lo sabíamos hasta ahora."

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.