Celulares: rechazan un estudio científico