Científicos explican la asimetría de Marte

Afirman que el planeta rojo sufrió el impacto más importante de un asteroide en el sistema solar, que rebanó su corteza norte hace más de 4000 millones de años
(0)
25 de junio de 2008  • 19:33

PARIS.– Científicos británicos publicaron nuevos estudios que explicarían porqué la superficie de Marte tiene dos caras totalmente disímiles para ser un mismo planeta.

Y es que los investigadores aportaron nuevas evidencias que apoyan la teoría de que un impacto cataclísmico dejó una huella indeleble en el planeta rojo, quizás la más grande en cualquier cuerpo celeste del sistema solar provocando que el hemisferio sur sea escarpado y el hemisferio norte sea mucho más plano.

Así, un cráter sobre Marte formado por el impacto de un asteroide sería el más importante del sistema solar, y se remontaría a la época en la que un fenómeno similar sobre la Tierra formó nuestra Luna, según artículos que publicará mañana la revista británica Nature.

Según los investigadores, un asteroide o cometa sacudió un joven Marte hace unos 4000 millones de años, rebanando buena parte de su corteza norte y abriendo un gigantesco orificio sobre el 40% de la superficie.

Nuevos cálculos revelan que el cráter conocido como cuenca borealis mide 8530 kilómetros de ancho y 10.620 kilómetros de largo: lo que sería equivalente al tamaño de Asia, Europa y Australia sumadas. Se cree que es cuatro veces mayor que el cráter Aitken en el polo sur de la Luna.

Los astrónomos se han intrigado por el paisaje marciano desde que las imágenes captadas en la década de 1970 mostraron mitades de aspecto diferente. Una sonda espacial orbital que descendió sobre la superficie marciana observó que las tierras bajas del norte tenían un promedio de 3,2 kilómetros menos que las tierras altas del norte, además de una corteza más fina.

Dos probables respuestas. Dos hipótesis explicarían el fenómeno: el impacto de un asteroide gigante o un cometa, o la convección del manto a gran escala.

El equipo del profesor Jeffrey Andrews-Hanna, del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), empleó un nuevo método de observación que le permitió actualizar los datos del cráter. El mismo habría sido creado por un impacto oblicuo, y sería cuatro veces más grande que el hasta ahora conocido como el más importante del sistema solar.

En un segundo artículo, un equipo del Instituto de Tecnología de California (Caltech) calculó, gracias a simulaciones en tres dimensiones, el ángulo del impacto (estimado entre 30 y 60 grados), energía y velocidad (6 a 10 km) que habría tenido el astro (de 1.600 a 2.700 km de diámetro) para crear los relieves observados en Marte.

Finalmente, un tercer equipo de la Universidad de California en Santa Cruz realizó un modelo para estudiar el comportamiento de la corteza del planeta tras el impacto. Según ellos, una colisión importante formaría una cavidad comparable a la observada, modificaría el campo magnético, tal como sucedió en el planeta rojo, y provocaría la formación de llanuras.

Algunos científicos que no participaron en los estudios dijeron que el informe refuerza la hipótesis de un impacto colosal en Marte, aunque no descartan la otra teoría de que la roca hirviente en el interior del planeta pudo haberse expandido para formar las diferentes cortezas.

”Las probabilidades apuntan más a favor del impacto”, comentó Walter Kiefer, científico del Instituto Lunar y Planetario en Houston.

La idea del impacto fue planteada por Steve Squyres, de la Universidad Cornell, y Don Wilhemls, del Instituto Geológico estadounidense en la década de 1980. Pero hallar evidencias era difícil debido a que parte de la cuenca está cubierta de una cadena volcánica protuberante.

Recreación virtual. Para uno de los estudios, un equipo científico del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) y de la NASA recreó la superficie marciana antes de los volcanes utilizando informaciones sobre la gravedad y la superficie suministradas por sondas espaciales. Determinaron que la cuenca tiene forma ovalada, similar a lo que podría esperarse si un objeto espacial hubiese hecho impacto en un ángulo.

”La forma es realmente una de las principales evidencias de que probablemente se formó a causa de un gigantesco impacto”, dijo el investigador Jeffrey Andrews-Hanna, del MIT.

Un segundo grupo encabezado por el Instituto de Tecnología de California desarrolló simulacros tridimensionales para determinar las condiciones que habrían formado la cuenca.

Según sus cálculos, un objeto de 1600 kilómetros de ancho desplazándose a más de 21.000 kilómetros por hora, unas 24 veces más rápido que un jet, haría impacto en Marte a un ángulo de entre 30 y 60 grados. Esa colisión equivaldría a una explosión de 75 a 150 billones de megatones de dinamita.

En el tercer estudio, un equipo de investigadores encabezado por la Universidad de California, en Santa Cruz, halló que las ondas expansivas de tal impacto habrían perturbado la corteza del sur. Los tres equipos creen que fue un solo impacto gigantesco y no varios pequeños debido a que no hay evidencia de otras cuencas.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.