Cómo será el regreso del hombre a la Luna

Detalles de los planes de la NASA para enviar una nave con cuatro astronautas a ese satélite natural en 2018
Detalles de los planes de la NASA para enviar una nave con cuatro astronautas a ese satélite natural en 2018
(0)
25 de septiembre de 2005  

WASHINGTON.- Combinando un viejo concepto, equipamiento existente y nuevas ideas, la NASA le dio forma esta semana a la promesa del presidente Bush de enviar hombres de regreso a la Luna para fines de la próxima década.

Michael D. Griffin, el nuevo administrador de la agencia espacial estadounidense, dio detalles del plan de 104 mil millones de dólares para poner astronautas en la Luna en 2018, lo que será el primer paso para luego llevarlos a Marte y más allá.

El proyecto utilizará una nueva nave espacial similar a la cápsula de comando del Apollo del original programa lunar, y nuevos cohetes construidos mayormente con componentes del transbordador espacial. "Es muy parecido al Apollo -declaró el doctor Griffin-, pero más grande. Es como pensar en el Apollo con esteroides."

El director de la comisión de ciencia de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Sherwood Boehlert, dijo que el proyecto parece ser "la más segura, menos onerosa y más eficiente" forma de continuar la exploración espacial.

El doctor Griffin señaló que el programa costará el 55% de lo que costó poner una docena de hombres en la Luna entre 1969 y 1972.

El director de la NASA declaró ante el Congreso estadounidense que su país debe reemplazar los viejos transbordadores espaciales por cuestión de seguridad nacional. Rusia y China son actualmente capaces de desarrollar vuelos espaciales tripulados, por lo que, señaló Griffin, los Estados Unidos deben mantener su capacidad independiente de enviar personas al espacio cuando el transbordador se retire en 2010.

Lo nuevo y lo viejo

La nueva nave espacial -llamada vehículo de exploración tripulado- transporta a los astronautas sobre los motores que la impulsan, en vez de transportarlos al lado de éstos, como sucede con el transbordador espacial. Los oficiales de la NASA aseguran que será 10 veces más segura que el transbordador, con un riesgo de fallo de 1 en 2000, en contraposición al del transbordador, que es de 1 en 220.

El mayor nivel de seguridad también será resultado de los cohetes de escape, que serán capaces de eyectar la cápsula lejos de los cohetes impulsores en caso de accidente.

El doctor Griffin dijo que el vehículo será capaz de transportar hasta seis astronautas a la estación espacial, o menos astronautas y algo de cargamento. O podrá volar robóticamente sin tripulación, agregó, llevando hasta 25 toneladas de cargamento, aproximadamente lo mismo que puede transportar el transbordador. El vehículo sin alas, que pesa un 50% más que los cohetes Apollo, podría llevar a cuatro astronautas a la Luna.

El vehículo de exploración tripulado se asemeja a una versión más grande de la nave espacial Soyuz, que incluye paneles solares que se despliegan después del lanzamiento. Consta de una versión modificada de los cohetes impulsores de combustible sólido del transbordador, y en su segunda etapa emplea uno de los principales motores de combustible líquido del transbordador.

En sus viajes a la Luna, el vehículo debería acoplarse en órbita con un cohete de transporte de carga, para hacerse de componentes necesarios para el alunizaje.

El nuevo cohete de carga, por su parte, será capaz de poner 125 toneladas en órbita. Cuenta con cohetes impulsores de combustible sólido (similares a los del transbordador, pero en versión ampliada), acoplados a una versión también extendida del tanque de combustible externo del transbordador. Arriba, en una segunda etapa, el vehículo de carga lleva al menos uno de los motores principales del transbordador.

Este gran vehículo espacial de cargamento, capaz de transportar una carga similar a la que llevaba décadas atrás el Saturn V, pondrá en órbita un segundo cohete, que transportará a la Luna una nave y un vehículo para la tripulación.

Misión por etapas

Tal como lo plantea la tecnología descripta, la misión a la Luna se realizará por etapas. Primero, una nave con un vehículo lunar y un cohete serán puestos en órbita terrestre. La cápsula con la tripulación será lanzada un mes después, para encontrarse en órbita con el vehículo previamente lanzado.

La nave resultante de la unión de la cápsula tripulada y el vehículo lunar se desplazará hasta colocarse en órbita lunar. Desde allí, el vehículo lunar volará hasta la superficie lunar, donde sus cuatro tripulantes podrán pasar hasta una semana explorando.

Para volver, la parte superior del vehículo lunar se desprenderá del resto del vehículo y volará hasta la cápsula de tripulación que espera en la órbita lunar, y que es la que devolverá a los astronautas a la Tierra. La parte inferior del vehículo lunar quedará a la espera de otra misión, con equipamiento que pueda ser reutilizado.

Al acercarse a la Tierra, la cápsula tripulada se desprenderá del módulo de equipamiento antes de su entrada en la atmósfera terrestre. Los paracaídas ralentarán el descenso, que podrá ocurrir en agua o tierra, posiblemente en la Base Edwards de la Fuerza Aérea en California. El aterrizaje será amortiguado por airbags colocados en la base de la cápsula o por pequeños cohetes que serán disparados justo antes del impacto con el suelo.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.