Crece el sedentarismo y el consumo de comida chatarra