En todos los sectores sociales. Crece la espiral de violencia en las aulas