Cuando hace falta compañía para mejorar

Este auxiliar del médico o del psicólogo es una importante figura en el tratamiento de enfermedades físicas y psíquicas
(0)
24 de mayo de 2003  

Pueden estar junto a alguien que realiza sesiones de diálisis varias veces a la semana mientras espera un trasplante renal. O acompañar a una fiesta a un adicto en recuperación. O intervenir en la vida de una persona con una enfermedad terminal que necesita organizar su partida. O estar junto a un paciente deprimido, que recibió tratamiento pero lo cumple a medias porque no tiene ánimo de hacerlo...

"El acompañante terapéutico es un auxiliar psicoterapéutico de un médico, un psicólogo, un terapeuta ocupacional, un kinesiólogo, un musicoterapeuta. Su especialidad es el vínculo con el paciente y su tarea principal es cuidar de ese paciente en el contexto de un tratamiento", explica el licenciado Eduardo Cossi, psicólogo y docente del curso de acompañante terapéutico del Centro Cultural Rojas, dependiente de la Secretaría de Extensión Universitaria de la UBA (acomp_terapeutico@yahoo.com.ar).

Cossi, que cursa su doctorado en psicología, también en la UBA, añade que entre 1996 y la actualidad la matrícula de estudiantes del curso -que tiene dos niveles de un cuatrimestre de duración cada uno- se incrementó de 30 a 160 personas.

"El acompañante terapéutico trabaja junto a un equipo y recibe indicaciones del médico, el psicólogo o el profesional que esté a cargo del tratamiento del paciente -agrega el psicólogo-. Uno de los problemas más habituales en psiquiatría, cardiología, oncología u otras especialidades es la baja adherencia a los tratamientos, que tienen niveles muy pobres de cumplimiento. El acompañante no observa sólo que el paciente tome la medicación, sino también las condiciones subjetivas que le impiden cumplir con lo indicado."

Cossi, que dirige el curso junto a su colega Verónica Recchia, dice que el acompañante terapéutico suele confundirse con un cuidador o un amigo.

"Nada de eso -se apresura a aclarar Cossi-. El acompañante terapéutico se sirve de técnicas cognitivo comportamentales y de interacción vincular que permiten cumplir con objetivos pautados. Por ejemplo, un paciente que pasa 4 o 6 horas en diálisis, frente a un televisor, que en realidad no está solo sino junto a todo lo que interpreta sobre su situación...

"Allí, el acompañante habla con la persona pero no de cualquier manera, sino focalizando la conversación hacia un tema que haya indicado el médico o el psicólogo. Así, al hablar acerca de cuáles son sus nociones o percepciones de la enfermedad se lo hace en un contexto terapéutico. Y no es lo mismo que charlar con un amigo. El acompañante observa qué pasa con esa persona, conoce los detalles de su vida cotidiana, ayuda a mejorar su diagnóstico y multiplica sus chances de tratamiento."

El acompañante terapéutico puede ser convocado por la familia. "Pero siempre tiene que recibir indicaciones de un médico, un psicólogo o terapeuta", dice Cossi.

Agendas sin límites

A la hora de poner manos a la obra, no hay horarios fijos. "Si un paciente tiene un brote psicótico, o existe alto riesgo de suicidio o de recaer en adicciones o está próximo a morir, el acompañante puede pasar todo el tiempo a su lado", dice Cossi, mientras aclara que en esos casos trabajan varios acompañantes (para ir reemplazándose) y que obras sociales y prepagas reconocen la tarea como una práctica auxiliar y los honorarios pueden ser muy variables.

Las intervenciones a veces son más puntuales: acompañar al paciente a hacer compras, al trabajo, a la escuela (en caso de niños), a una reunión social. "Muchas veces, la función es que la persona aproveche mejor lo que puede ofrecerle un tratamiento -ejemplifica Eduardo-. Por ejemplo, alguien que no quiere aprovechar un tratamiento fisioterapéutico que le permitiría volver a bañarse sin ayuda."

"Allí, un acompañante terapéutico intervendrá como auxiliar del fisioterapeuta para lograr un medio ambiente más facilitador. La idea es intervenir para que ese paciente, que tiene chance de mejorar, pueda volver a bañarse solo. Y eso se logra en un contexto terapéutico."

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.