Cuestionan la seguridad de una sustancia presente en 35 fármacos

Se utiliza en productos para resfríos y la reducción del apetito
(0)
21 de octubre de 2000  

Un artículo aparecido ayer en el diario norteamericano The New York Times informa que un panel de expertos de los Estados Unidos recomendó a la Food and Drug Administration (FDA) -autoridad que controla fármacos y alimentos en ese país- retirar una sustancia química utilizada en más de 35 medicamentos, la mayoría de venta sin receta. Es que un estudio halló que podría incrementar el riesgo de accidente cerebrovascular (ACV), especialmente en mujeres de 18 a 49 años, un grupo etario que no sufre habitualmente este problema.

El ingrediente cuestionado, llamado fenilpropanolamina, se utiliza desde hace más de 50 años en medicamentos para combatir enfriamientos y resfríos, supresores del apetito y antiácidos, como por ejemplo el Robitussin o Dimetapp, el Acu-Trim y el Alka-Seltzer. La FDA indicó que el último año se vendieron seis billones de dosis de estos productos.

El panel de expertos, de la Universidad de Yale, tuvo en cuenta los resultados de un estudio de cinco años que indagó en la relación entre la sustancia observada y el ACV. El doctor Eric Brass, director del panel de especialistas independientes, dijo que el estudio indicó un riesgo incrementado de un tipo no tan habitual de ACV (el hemorrágico, que se produce por sangrado cerebral en lugar del isquémico, que implica una interrupción circulatoria) entre mujeres que utilizaban la sustancia por primera vez. Esta clase de ataques normalmente deja secuelas (distintas formas de discapacidad), y en algunos casos es mortal.

"No es un alto riesgo", dijo Walter Kernan, profesor asociado de medicina de Yale, que participó del estudio.

La decisión de los expertos, adoptada por mayoría entre 14 científicos, es que la sustancia cuestionada ya no puede seguir siendo considerada segura, y que la FDA debería ordenar su retiro o incluírla en el grupo de medicamentos que sólo pueden ser adquiridos bajo prescripción médica.

Desde 1969, la agencia norteamericana recibió 44 informes de mujeres que habían consumido algún fármaco con esta sustancia y luego sufrido un ACV. La estimación es que este ingrediente sería responsable de 200 a 500 problemas cerebrales a lo largo del año en mujeres de 18 a 49 años.

Drogas peligrosas

Los científicos dijeron que no han determinado por qué la fenilpropanolamina sería capaz de causar un accidente cerebrovascular, pero no se descarta que esté vinculado con su efecto sobre la presión arterial.

Para el mercado norteamericano, el problema mayor está representado por los fármacos para controlar el apetito que, en su totalidad, contienen el ingrediente cuestionado. En cambio, entre los descongestivos hay productos alternativos que no incluyen la sustancia observada.

El estudio de Yale comparó 702 pacientes de 18 a 49 años que habían sufrido ACV hemorrágico con 1376 personas en el grupo de control. Había pocos hombres en el grupo estudiado, tan pocos que fue imposible determinar relación alguna entre el consumo de fe nilpropanolamina y el ACV. Entre las mujeres, el riesgo fue 15 veces mayor para quienes habían consumido medicación para controlar el apetito tres días antes del problema cerebral.

Mientras la FDA investiga a fondo la cuestión para someterla a debate público y decidir, hay voces que se oponen a los resultados del equipo de Yale. Por ejemplo, la del doctor Lewis Kuller, epidemiólogo de la Universidad de Pittsburgh, Estados Unidos, quien afirmó que el estudio no tenía suficiente número de casos y que los ACV podrían vincularse con otros factores de riesgo, como abuso de drogas y excesivo consumo de cafeína.

Consultadas por La Nación , autoridades de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) indicaron que "por ahora" la entidad no tiene posición acerca de los posibles peligros de la fenilpropanolamina y su virtual impacto en el mercado farmacológico argentino, donde hay productos que la contienen.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.