Desarrollan un estudio más efectivo que el Papanicolaou