Descifran el genoma más pequeño de la naturaleza