Detección precoz, la mejor arma contra el cáncer de mama

La muerte de Patricia Miccio vuelve a subrayar la importancia de la prevención
(0)
7 de abril de 2011  

La muerte de la ex modelo y conductora Patricia Miccio, ocurrida ayer a causa de un cáncer de mama, expuso ante la opinión pública una historia con nombre y apellido de una enfermedad de la que se diagnostican nada menos que entre 15.000 y 18.000 nuevos casos cada año en la Argentina, y que constituye la primera causa de muerte por cáncer entre las mujeres argentinas.

Pero la triste noticia también ofrece la oportunidad de recordar que el cáncer de mama detectado a tiempo puede ser tratado e incluso curado en la mayoría de los casos. "Si es diagnosticado cuando el tumor es muy pequeño y no hay compromiso axilar, las chances de que la paciente esté viva y libre de la enfermedad a los 10 años es superior al 95%", dijo a La Nacion el doctor Daniel Allemand, presidente de la Sociedad Argentina de Mastología (Samas).

En la Argentina, desafortunadamente, esto no siempre se cumple. "Si uno compara su experiencia en la práctica médica privada y pública, encuentra que en la primera entre un 50 y un 60% de los diagnósticos se producen en el estadío ideal para el tratamiento, mientras que en el hospital público el carcinoma de mama avanzado tiene una incidencia del 30 al 40%", agregó Allemand, jefe de la Unidad de Patología Mamaria del hospital Fernández. Aun así, comentó el doctor Juan Isetta, médico mastólogo de Halitus Instituto Médico, "vemos que las mujeres tienden a consultar y a hacerse los controles mucho más que antes".

¿Cuáles son los controles periódicos recomendados para detectar precozmente el cáncer de mama? "La edad promedio de aparición son los 55 años, por lo que se recomienda realizarse anualmente una mamografía a partir de los 40 años en toda mujer sin antecedentes familiares de la enfermedad en madres o hermanas", respondió Allemand.

La mamografía debe ser complementada siempre por un examen clínico, que no tiene edad de inicio, y debe realizarse en toda consulta de rutina al médico de cabecera.

"La mamografía es la primera modalidad de dianóstico del cáncer de mama, pues está demostrado que su uso reduce en un 30% la mortalidad, pero existen otros métodos, como la ecografía mamaria, que es un complemento importante, pues en las mamas densas la mamografía puede tener una disminución de su senbilidad del 40%, o la mamografía digital directa", comentó la doctora Marcia Oliva, jefa del Servicio de Diagóstico Mamario del Centro de Diagnóstico Dr. Enrique Rossi.

"Sumados, el uso de la mamografía, el de los tratamientos adjuvantes, como el tamoxifeno, y el de los medicamentos dirigidos a blancos moleculares, han permitido reducir la mortalidad del cáncer de mama en los últimos 10 años, y han mejorado muchísimo el porvenir de las pacientes", concluyó Allemand.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.