En Buenos Aires y el conurbano. Detectan en perros la bacteria del síndrome urémico-hemolítico