Dos ingenieros argentinos la patentaron en los Estados Unidos. Diseñan una cama rotativa para prevenir la formación de escaras