Estudio británico. Ejercicios de computadora, en tela de juicio