Chicos y adolescentes diabéticos. El 25% tiene trastornos alimentarios