Según estudios científicos. El amor anula una parte del cerebro