Un argentino integró el equipo que recibió el Gruber Prize, el "Nobel" de la cosmología. El destino del universo es disgregarse