El Discovery se acopló con éxito a la Estación Espacial