Según un estudio inglés. El estrés laboral duplica el riesgo de enfermedades