El hígado graso, nuevo factor de riesgo cardiometabólico