Viceversa. El impacto del trabajo científico