El Malbrán tiene nuevo laboratorio

Elabora una vacuna contra el cáncer
Elabora una vacuna contra el cáncer
(0)
30 de agosto de 2001  

Todo comenzó con una nota del 24 de enero de este año en LA NACION. Allí se relataba que la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud Doctor Carlos G. Malbrán (más conocido como Instituto Malbrán) había interrumpido la producción de la vacuna BCG intravesical, destinada a tratar el cáncer superficial de vejiga.

La falta de infraestructura técnica había hecho de las suyas: los elementos de fabricación, más allá de su antigüedad, aún servían. Pero no había un lugar adaptado a las particulares condiciones de elaboración que necesita la vacuna. Entonces, una institución privada sin fines de lucro (la Fundación René Barón) decidió torcer el rumbo de las cosas y aportó los fondos para adquirir los equipos.

Desde ayer, el instituto cuenta con un flamante laboratorio, con tecnología de avanzada, para atender a los 500 enfermos que todos los meses reciben esta terapia con vacuna BCG. Pero la iniciativa no termina allí: el producto podría ser exportado a los países del Mercosur, que no lo producen.

Un producto clásico

En enero, cuando colapsó la producción de la vacuna, los pacientes se vieron obligados a adquirir la BCG intravesical importada -desde Dinamarca, Canadá o Francia-, a un precio que alcanzaba los $ 250, cuando la misma dosis producida en el Malbrán costaba $ 10.

La BCG es una vacuna descubierta en el siglo XIX. Desde 1976 se la utiliza -en una concentración 1200 veces mayor que la vacuna común- en el posoperatorio del cáncer superficial de vejiga.

"El tratamiento consiste en la aplicación local sobre la superficie de la vejiga. Los bacilos concentran su acción sobre las zonas operadas y provocan un mecanismo inmunológico que impide el crecimiento de las células tumorales que hayan escapado a la acción quirúrgica. Se trata de una terapéutica alternativa a la quimioterapia que evita por mayor tiempo la aparición de recidivas", detalla Claudia Argüelles, jefa del Servicio de BCG Intravesical del Instituto Malbrán.

La vacuna se aplica semanalmente durante un período que varía entre los 30 y los 45 días, y luego mensualmente durante un lapso de un año o un año y medio. El costo total, con el fármaco producido por el Malbrán, no alcanza los $ 250, mientras que con los medicamentos importados puede oscilar entre los $ 3500 y $ 6000.

"En enero leímos en LA NACION, con gran sorpresa, que el instituto había dejado de producir uno de sus productos clásicos -la BCG intravesical-. Lo que más nos llamó la atención es que se trataba de un producto de la tecnología del siglo XIX", dijo el ingeniero Carlos Barón Sabattini, presidente de la Fundación Barón, que aportó los nuevos equipos.

La renovación edilicia corrió por cuenta del Malbrán, en tanto que el equipamiento demandó unos $ 114.000 e incluyó desde una heladera con freezer hasta un liofilizador, aparato que diseca las vacunas manteniendo vivos los gérmenes y prolonga su vida útil. "En estado líquido la vacuna dura un mes, mientras que con la liofilización tiene vigencia por un año, lo que permitiría su exportación a los países del Mercosur, que no la producen", remarcó Claudia Argüelles.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.