"En el futuro, tendremos que aprender a valorar los riesgos"

Para el científico, al descifrarse el genoma se inicia una nueva era en la medicina
Para el científico, al descifrarse el genoma se inicia una nueva era en la medicina
Nora Bär
(0)
31 de agosto de 2000  

"Mientras yo era estudiante se hizo el primer trasplante cardíaco. Fue un escándalo. Cómo se puede trasplantar un corazón, exclamaban. Ahora los trasplantes son casi un procedimiento de rutina. Tenemos que ser abiertos a los cambios que preservan la autonomía de las personas. Ya que todos estamos envejeciendo, éste es el problema número uno: evitar la incapacidad tanto como podamos. Y la biotecnología nos dará nuevos medios para lograrlo." La reflexión pertenece al doctor Günter Stock, director del Departamento de Investigación y Desarrollo de Schering AG, de visita en Buenos Aires para participar en las 8as. Jornadas de Medicina Interna del Hospital de Clínicas. Stock guía los trabajos de investigación de 4000 científicos y mantiene acuerdos con por lo menos 100 instituciones académicas. Además, está convencido de que la revolución biotecnológica aplicada a la farmacología augura un brillante futuro para la salud. "Con la secuenciación del genoma humano no hemos alcanzado una frontera, sino avistado un horizonte aún más amplio", asegura. -Doctor Stock, ¿qué ofrece al paciente la biotecnología aplicada a la producción de medicamentos?

-Hasta ahora, nuestra industria era capaz de tratar adecuadamente alrededor del 20% de las enfermedades conocidas; el resto se trataba en forma sintomática. Y una de las razones de esto es que sólo podíamos alcanzar alrededor de 500 blancos en el organismo. Con la secuenciación del genoma, podemos leer el libro de la vida. Algún día podremos entender qué es lo que hacen los genes y alcanzaremos las proteínas, que son blancos importantes, tanto para el diagnóstico como para el tratamiento. Estimamos que con el conocimiento del genoma, probablemente, aumentaremos el número de blancos de 500, a 3000 o 10.000.

-¿Cuánto tendremos que esperar para ver estos resultados?

-El problema es que por ahora sabemos leer el libro, pero no lo entendemos. Cuando lo logremos, también tendremos una comprensión mucho más amplia de la fisiología de las enfermedades y tendremos nuevas oportunidades para el diagnóstico. Hoy estamos contentos si podemos curar una enfermedad, en el futuro tal vez podremos prevenirla .

-¿Cuál será el primer paso?

-En este momento se están realizando los primeros ensayos terapéuticos genéticos. No se trata del reemplazo específico de un gen -lo que yo llamo cirugía genética vendrá más tarde -. Lo que podemos hacer es introducir material genético adicional en las células y ayudar al cuerpo a producir algo que antes no podía producir. Nuestra compañía tiene un ensayo clínico muy interesante donde aplica este nuevo tratamiento en preinfartos y problemas circulatorios periféricos.

- Muchos científicos advirtieron repetidamente que las proteínas son aún más importantes que los genes para la comprensión de los mecanismos íntimos de la vida. ¿El próximo gran desafío es decodificar el proteoma humano (el mapa de las proteínas del organismo)?

-Es algo terriblemente difícil, porque cuanto más conocemos más preguntas aparecen. Lo más interesante es comprender cómo se producen las diferentes cascadas de proteínas. Para mí, éste es el problema del futuro. Pasarán años hasta que descifremos muchas de las proteínas, y décadas hasta que entendamos todas las cascadas.

- ¿Cómo deberá cambiar el médico para acomodarse a la nueva revolución biotecnológica?

-Mire, todos seremos diferentes en el futuro. El impacto del conocimiento farmacológico será más grande, aunque hoy ya es un arte tratar apropiadamente a los pacientes. Los doctores tendrán que utilizar enormes bancos de datos, contarán con los análisis genéticos, tendrán que aprender a pensar y a hablar con sus pacientes acerca de probabilidades y riesgos.Y los pacientes tendrán que entender que si uno tiene un cierto riesgo, no quiere decir que ya esté enfermo. Evaluar nuestras chances y riesgos nos exigirá un esfuerzo intelectual mayor. Probablemente la carrera de medicina tendrá nuevas materias, como bioinformática, por ejemplo.

-Algunas personas sienten temor frente a estas nuevas posibilidades, entre otras cosas porque tienen la sensación de que este conocimiento podría descontrolarse. ¿Dónde deben trazarse los límites?

-En esta discusión deberíamos evitar una visión en blanco y negro. La biotecnología tiene enormes posibilidades, es muy positiva para la medicina. La terapia génica somática (que no incluye células reproductivas) y el diagnóstico genético no son nada especial y no deberían provocar preocupaciones. A eso le diría que sí.

Al mismo tiempo, hay preocupaciones en otros campos. Por ejemplo, la clonación, pero todavía tenemos tiempo para pensarlo. Hay fantásticas avenidas para pensar en clonación para aplicaciones específicas, que es muy distinto de clonar organismos enteros. Y en cuanto a la regulación, hay pocas industrias tan reguladas como la farmacéutica. Hay leyes para cada paso que damos. Tenemos que discutir estos temas, pero de un modo en que primero pesemos los pros y los contras, y después tomemos una decisión consciente. La ciencia avanza tan rápido que no deberíamos creer que se puede regular de una vez y para siempre. Un buen método sería discutir y avanzar, discutir y avanzar. Se trata de institucionalizar la evaluación de riesgos continua. Es algo que debemos instalar como una nueva cultura en nuestra sociedad.

Por: Nora Bär

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.