En menos de tres años saldría la primera vacuna contra el sida

Inmuniza contra el subtipo del HIV más común en el país
(0)
22 de octubre de 2000  

Dentro de un año sabremos si una vacuna que actualmente está siendo probada en seres humanos habrá de ser recordada como la primera contra el sida. La ansiedad de los científicos está más que justificada, ya que si los resultados son positivos se estima que de aquí a tres años finalmente estará disponible una herramienta que ofrecerá cierto grado de inmunidad contra aquella variedad del virus del sida que es más común en nuestro país.

"Esta vacuna ha sido investigada durante 14 años, y en 1998 comenzó a ser probada en Estados Unidos en un ensayo clínico del que participan 5500 voluntarios y cuyos primeros resultados estarán disponibles en octubre de 2001", explicó a La Nación el doctor José Esparza, tras disertar en la conferencia "Situación actual de las vacunas contra el HIV/sida", que se realizó el viernes por la tarde en la Facultad de Medicina de la UBA.

Este virólogo venezolano que se desempeña como coordinador de la iniciativa conjunta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Programa de las Naciones Unidas contra el sida (Onusida) para el desarrollo de vacunas contra el HIV, afirmó: "Sin una vacuna no vamos a poder parar esta epidemia. Tuvieron que pasar casi veinte años para que los organismos internacionales se dieran cuenta de ello".

Efectividad a prueba

De las aproximadamente 30 vacunas contra el HIV que han sido probadas en humanos desde 1987, aquella cuyo pronóstico se develará en octubre de 2001 tiene la particularidad de ser la primera que habrá tenido un ensayo en seres humanos, llamado de eficacia, o Fase III . Los ensayos de eficacia constituyen la última barrera que debe superar un medicamento -o, como en este caso, una vacuna- para ser aprobado.

Se calcula que si esta vacuna desarrollada a partir de una de las proteínas de la superficie del HIV ( glicoproteína 120 ) supera la Fase III podría estar disponible en 2003. "Una ventaja es que el proceso de manufactura de la vacuna se encuentra bastante avanzado", explicó el doctor Jorge Flores, virólogo venezolano que actualmente ocupa el cargo de jefe de Investigación Clínica en Vacunas para el HIV de los Institutos Nacionales de Salud (NIH)de los Estados Unidos.

"Quizá las primeras vacunas contra el sida que tengamos no sean las ideales -comentó Esparza-. Suponemos que la primera generación tal vez no sea muy eficaz (se espera, si esta vacuna es aprobada, que tenga una efectividad del 50%), que no sea tan barata y que en los primeros años no vaya a haber una cantidad suficiente como para satisfacer la demanda." De todos modos, el esfuerzo tiene un inmenso sentido.

Brecha en crecimiento

Otro hecho que limita la utilidad de la vacuna, cuya suerte comenzará a definirse el año próximo, es que ha sido diseñada para hacerle frente a sólo uno de los subtipos del HIV (el B), que afecta principalmente a América y Europa.

"Esta vacuna no será efectiva para el subtipo con mayor incidencia en Africa (el C), con lo cual se seguirá agrandando la brecha que distancia la situación del sida de los países desarrollados de aquella del continente africano", se lamenta Esparza.

"Yo soy más optimista al respecto -comenta Flores-. Si esta vacuna demuestra ser efectiva, desarrollar otra con el mismo diseño, pero dirigida al subtipo con mayor incidencia en Africa, va a ser mucho más fácil y demoraría no más de dos años."

Opiniones encontradas

Jose Esparza

"Esta vacuna no será efectiva para el subtipo con mayor incidencia en Africa, el subtipo C, con lo cual se seguirá agrandando la brecha que distancia la situación del sida en los países desarrollados de aquella del contienente africano"

Jorge Flores

"Yo soy más optimista al respecto. Si esta vacuna desmuestra ser efectiva, desarrollar otra con el mismo diseño, pero dirigida al subtipo con mayor incidencia en Africa, va a ser mucho más fácil y demoraría no más de dos años"

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.