En Japón, un ejemplo para tener en cuenta. En un año, reducen un 19% los casos de síndrome metabólico