Ensayan una terapia prometedora pero aún tóxica contra el cáncer

Llega a células que otros tratamientos actuales no alcanzan
(0)
17 de diciembre de 2001  

NUEVA YORK (The New York Times).- La quimioterapia y la radiación son eficientes destructores de las células tumorales. Pero no siempre son efectivas porque muchos tumores contienen zonas centrales a las que no llegan la sangre y el oxígeno. Las drogas no pueden acceder a esos lugares donde la sangre no circula, y la radiación falla porque necesita oxígeno para matar las células cancerígenas.

Las dos terapias frecuentemente dejan que suficientes células tumorales sobrevivan como para desafiar el tratamiento.

Un nuevo método que permitiría evitar estos obstáculos ha logrado sorprendentes resultados en ratones. Su principal defecto es que destruye los tumores tan rápidamente que sus células muertas invaden el torrente sanguíneo con productos tóxicos, haciendo que la cura sea tan dañina como la propia enfermedad.

Cobalt, una esperanza

El método fue desarrollado por el doctor Bert Vogelstein y colegas de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins. Vogelstein es ampliamente conocido por su trabajo en la genética del cáncer de colon. El afirmó que llevará varios años comprobar si el tratamiento es adecuado para los seres humanos.

La terapia tiene tres componentes -una bacteria modificada genéticamente que destruye los tumores desde adentro, una sustancia química que ataca las células desde el exterior y un agente que hace que colapsen los vasos sanguíneos-. A pesar de que la poción fue diseñada racionalmente, sus ingredientes parecen pertenecer a una pócima de brujería. La bacteria es una versión genéticamente manipulada de Clostridium novyi , un microbio que causa la gangrena. El agente que hace que se desplomen los vasos sanguíneos, llamado dolastatin-10 , fue aislado de un organismo del océano Indico, la Dolabella auricularia . Y el químico que ataca las células, mitomicyn C , es un veneno desarrollado por un microbio del suelo, el Streptomyces lavendulae .

En un experimento, "la mitad de los ratones se curó completamente, sin evidencias de que hubiera una recidiva del tumor después de tres meses", afirmaron el doctor Vogelstein y sus colegas, en un artículo publicado en los Proceedings of the National Academy of Sciences.

El experto llama a su método Cobalt, una abreviación de la frase terapia bacteriolítica combinada . Bacteriolítica, explicó, significa destrucción por bacterias.

El doctor Rakesh Jain, un experto en la fisiología de los tumores del Massachusetts General Hospital, afirmó que la terapia Cobalt "produjo resultados impresionantes", y la llamó "una nueva arma en la guerra contra el cáncer".

Se necesita más trabajo, incluyendo la reducción de la toxicidad, antes de que la terapia pueda probarse en seres humanos, dijo el doctor Jain.

El doctor Bert Vogelstein comparte la idea. Ahora, él puede erradicar tumores en dos tercios de los ratones enfermos, pero el tratamiento mata hasta al 20%. Su meta es hacer que el índice de curación ascienda al 90% y, el de muerte, a uno o dos por ciento antes de probar la terapia en seres humanos.

Afirma que en los próximos tres años los investigadores "van a ser capaces de decidir si vale la pena iniciar una prueba clínica".

Al diseñar la terapia, Vogelstein decidió utilizar las bacterias citadas porque no amenazan los tejidos sanos: el oxígeno las aniquila.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.