"Entre el 15 y el 20% de los adultos sufre déficit nutricionales"

Lo afirma el doctor Ranjik Chandra
(0)
12 de mayo de 2003  

"Toda vez que una comunidad sufre hambre, al cabo de un tiempo aparecen epidemias y alta mortalidad por enfermedades infecciosas. Eso ocurrirá seguramente en Irak el próximo año. Y es un ejemplo bien claro acerca de la relación entre la nutrición y la inmunidad; es decir, la resistencia a las infecciones", explica el médico pediatra indio Ranjik Chandra, que visitó recientemente Buenos Aires para ser orador principal de las 1as. Jornadas Internacionales de Nutrición, Inmunidad e Infección.

Chandra, director del Centro de Investigación en Nutrición e Inmunología de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y residente en Canadá, donde es profesor de la Memorial University of Newfounland, es el creador de la inmunología nutricional en el mundo, y ha publicado desde 1972 unos 200 artículos sobre el tema.

El médico señala que cada grupo de edad tiene distintas necesidades nutricionales. "Pero una proporción que oscila entre el 15 y el 20% de los adultos -afirma- sufre deficiencia de uno o varios nutrientes, ya sea de vitaminas, minerales u oligoelementos. En esos casos es aceptable que tomen suplementos nutricionales dos o tres veces por semana para equilibrar la deficiencia. Pero en todos los casos deben ser indicados por el médico."

Chandra menciona además que entre los adolescentes un 28% en promedio sufre deficiencia de hierro. "Más las chicas que los varones -advierte-. Se expresa a través de síntomas como fatiga, calambre en las piernas, sensibilidad frente al calor y al frío, malestar estomacal. En esos casos está indicado tomar suplementos. ¿Por qué no lograr equilibrar la deficiencia a través de la dieta? Bueno, es difícil controlar cuánto y qué comen los adolescentes. Lo ideal sería ofrecerles educación nutricional y que sepan elegir qué comer. Pero eso no es nada fácil."

La doctora en farmacia Asención Marcos, investigadora científica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España fue, además de una de las organizadoras de las Jornadas Internacionales, otra de las expositoras extranjeras invitadas a la reunión científica.

Especializada en bulimia y anorexia, Marcos señala que "cuando una jovencita está muy delgada podemos suponer un déficit nutricional. Pero eso es más difícil en casos de bulimia, porque las niñas tienen un peso bastante normal. Y sin embargo en ambos casos existe malnutrición".

Estos trastornos alimentarios, tradicionalmente abordados por especialistas en salud mental, no siempre reciben un diagnóstico claro a nivel médico. "Ocurre en la mayoría de los países -afirma Marcos-. Entonces la niña va con su madre a consulta, el médico le pide análisis, los mira y dice "bueno, señora, todo está bien", y la manda a la casa."

En esos casos, el médico, según la especialista española, ha mirado mal. "En un análisis clínico no hay que observar sólo glóbulos rojos y hematocritos -advierte-. También se debe observar el recuento de plaquetas y glóbulos blancos, que descienden hasta el límite (leucopenia), como también la hemoglobina, mientras los linfocitos están altos. Y mirar colesterol y glucosa, que en la anorexia están completamente alterados: el primero altísimo y la segunda muy baja. En definitiva, un análisis clínico de rutina puede ayudar a diagnosticar un trastorno alimentario, aunque no tenga síntomas."

Para Marcos, uno de los grandes desafíos es lograr indicadores bioquímicos menos onerosos que detecten carencias de micronutrientes o análisis que, al indicar el estado del sistema de defensas del organismo, informen sobre la inmunidad.

Asignatura pendiente

Los doctores Hugo Montemerlo y Ana María Menéndez, al frente de la Unidad de Nutrición y Asistencia Nutricional (Unanut) del Sanatorio Mater Dei, y Nora Slobodianik, profesora asociada de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA, integraron el comité organizador de las jornadas.

"El médico tiene cuatro semanas de nutrición en la carrera de grado de la UBA -afirma Menéndez-. Y no se acentúa la prevención: al prevenir la desnutrición se limitaría el uso de antibióticos y otros medicamentos, porque habría menos infecciones. Pero la prevención no tiene marketing."

"Aunque sea poco -señala Montemerlo-, la única universidad que tiene nutrición en la carrera de grado de Medicina en América latina es la argentina."

La doctora Slobodianik agrega, sobre la relación entre nutrición e inmunidad, que los parámetros inmunológicos aportan información genuina sobre el estado nutricional. "En el caso de un desnutrido -explica-, los parámetros bioquímicos mejoran durante la recuperación nutricional. Pero los inmunológicos continúan dañados. Algo similar ocurre en población aparentemente sana: personas con sobrepeso y obesidad que, sin embargo, están malnutridas y son inmunológicamente débiles."

Nutrición e inmunidad

Ranjik Chandra

  • "Cada grupo de edad tiene distintas necesidades. Entre los adolescentes, el 28% en promedio sufre deficiencias de hierro."
  • Ana María Menéndez

  • "Al prevenir la desnutrición, se limitaría el uso de antibióticos y otros medicamentos. Pero la prevención no tiene marketing."
  • Hugo Montemerlo

  • "En América latina, la única universidad que incluye una materia de nutrición en la carrera de grado de Medicina es la argentina."
  • Nora Slobodianik

  • "Los parámetros bioquímicos de un desnutrido (glóbulos rojos, hemoglobina) mejoran durante la recuperación nutricional. Pero los inmunológicos, no."
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.