Lo liberan los árboles. Epoca álgida para los alérgicos por el polen