Lo demuestran varios estudios. Escuchar música ayuda a que los bebes aprendan mejor a hablar