El oceanógrafo Robert Ballard regresó a la nave que descubrió en 1985. Evalúan el deterioro del Titanic