Falta control médico en deportes de riesgo

Solamente el 28% de quienes participan en carreras de aventura realiza chequeos previos y posteriores a las competencias
(0)
11 de mayo de 2003  

SAN CARLOS DE BARILOCHE.- Pese a que no hay cifras oficiales, más de seis mil personas practican en nuestro país deportes aventura, también conocidos como deportes de riesgo o extremos. Y pese a las exigencias que demandan sólo el 28% de quienes los practican realiza controles médicos adecuados.

El deporte aventura -que comenzó hace unos 15 años- plantea enormes problemas por resolver en materia de entrenamiento, hidratación, nutrición y prevención de lesiones. Y en busca de esas respuestas se organizó aquí el 2° Simposio Internacional de Deporte Aventura, con el auspicio de universidades y asociaciones médicas. Lo organizaron la señal de cable AXN, algo así como la cara televisiva del deporte aventura, y la firma Barlan Travel & Adventure.

"Es un nuevo concepto de deporte que implica habilidades físicas, psicológicas o endurance y trabajo en equipo", explica el doctor Sergio Hugo Lüscher, presidente del simposio y director médico de las carreras de aventura más conocidas del país.

Lüscher señala que las adventure races duran entre 3 y 6 horas y sólo exigen correr; los desafíos implican entre 2 a 4 días de actividad e incluyen trekking y mountain bike, y finalmente están los eco challenge , que se prolongan entre 5 y 10 días, durante los que se recorren varios cientos de kilómetros en terrenos naturales, durmiendo sólo algunas horas diarias en equipos mixtos de cuatro que deben llegar a la meta luego de correr, montar bicicletas de montaña, caminar (trekking y cross country), navegar o hacer rafting (en kayaks, duckies o canoas, solos o en equipo), cabalgar, descender y ascender con sogas en cerros y montañas (rappel y schumar) y todo eso noche y día y orientándose con mapas y brújulas.

Deporte, ¿y salud?

La exigencia es tanta que al cabo de la prueba se pierden de 8 a 10 kilos. Más varones que mujeres (80 contra 20%) practican la especialidad y más de la mitad supera los 30 años.

"Después de 40 horas sin dormir, haciendo mountain bike, veía que las piedras se movían", confiesa un corredor que agrega que las lesiones ocurren durante la práctica y después. "Por ejemplo -dice-, a los tres días se me despellejaba la piel de las manos."

El doctor Jorge Fernández, vicepresidente del simposio y subdirector de la Carrera de Médicos Especialistas en Medicina Deportiva (Facultad de Medicina, UBA), señala que a la necesidad de mayores controles médicos se le suma, entre otros desafíos, evitar que los corredores obtengan su energía a través de sus propias proteínas corporales. "Nuestra mayor reserva de energía son los triglicéridos, pero aún no hay métodos para utilizarlos en estos esfuerzos prolongados", sostiene.

Para el doctor Juan Carlos Mazza, especialista en medicina del deporte y docente de la Fundación Favaloro, uno de los acertijos que plantea el deporte aventura a la ciencia "es que si bien se investigó profundamente la nutrición e hidratación en esfuerzos de hasta 6 horas, acá las exigencias las sobrepasan largamente".

¿Todos pueden dedicarse? "Es muy importante haber sido o ser deportista -agrega Mazza-. Alguien que corre dos o tres veces por semana puede ser candidato, pero tiene que pasar dos años entrenando: debe correr al menos 90 kilómetros semanales para empezar a participar en carreras de 4 a 5 horas y no a competir, sino simplemente a llegar."

El doctor Lüscher, que se enorgullece porque los equipos que él entrena ganaron numerosas competencias locales y sin lesiones, asegura que "el riesgo no está en el deporte, sino en cómo se lo practica. Hay que aportar al corredor el asesoramiento y entrenamiento adecuados y, en especial, que los menos preparados no quieran parecerse a los atletas de elite".

Manual de instrucciones

  • Ropa, calzado, anteojos y el equipo (bicicletas, kayaks, sogas, bolsas de dormir, etc.) deben ser de buena calidad para minimizar esfuerzos y riesgos.
  • La nutrición y la hidratación son muy importantes. Algunos equipos usan relojes para tomar líquidos y comer a horas programadas.
  • Luego de 30 minutos de actividad hay que reponer entre 350 y 600 ml de líquido por hora de ejercicio. Se aconsejan bebidas ricas en minerales e hidratos de carbono, no jugos de fruta, porque se digieren y absorben lentamente.

  • Las lesiones más habituales son de piel (ampollas, raspaduras, alergias, quemaduras, uñas de los dedos de los pies).
  • Entre las lesiones traumatológicas más frecuentes están esguinces, tendinitis, calambres y fatiga muscular.
  • No se aconsejan jugos de fruta para hidratarse, ya que se digieren y absorben lentamente.
  • Las lesiones más habituales son de piel (ampollas, raspaduras, alergias, quemaduras, uñas de los dedos de los pies).
  • Las lesiones traumatológicas (esguinces, tendinitis, calambres, fatiga) también son frecuentes.
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.