Investigación de científicos argentinos. Hallan cómo inhibir un mecanismo que permite consolidar recuerdos