Hallan cómo predecir la hipertensión gestacional

Puede ser detectada en la octava semana
(0)
9 de diciembre de 2001  

La hipertensión en el embarazo, una de las principales causas de enfermedad y muerte de la madre y del hijo por nacer, suele presentarse más allá de la semana 22 de gestación. Y cuando aparece no queda otro camino que controlarla por medio de medidas higiénico-dietéticas y medicamentos antihipertensivos.

Pero quizá dentro de no mucho tiempo esta dolencia, que afecta a entre el 5 y el 7% de las embarazadas, pueda ser prevenida. Recientemente, un grupo de investigadores argentinos descubrió cómo diagnosticarla en la octava semana de gestación, semanas o incluso meses antes de que aparezcan sus primeros síntomas.

"Los resultados de nuestra investigación permitirían profundizar las acciones de control y prevención de la hipertensión inducida por el embarazo, y mejorar así el futuro de salud para la madre y para su hijo", comentó a LA NACION el doctor Néstor Aparicio, que desde 1991 coordina los estudios de neuroendocrinología del embarazo y la lactancia de la Unidad de Obstetricia del hospital Alvarez.

Por este hallazgo, el doctor Aparicio, junto con otros obstetras, ginecólogos y bioquímicos del hospital, recibió esta semana el premio Eliseo Cantón al mejor trabajo original en obstetricia, distinción que otorga la Academia Nacional de Medicina cada cuatro años.

Sustancias delatoras

"Cuando la hipertensión inducida por el embarazo se hace clínicamente evidente es porque ya se ha producido una serie de procesos de tipo inmunológico en las primeras semanas de la gestación -señaló el doctor Aparicio-. Son estas alteraciones las que a partir de la semana 22 o 23 van a dar lugar a la hipertensión."

La hipótesis que guió el trabajo de Aparicio y sus colegas durante siete años fue que la temprana reacción del sistema inmunológico de la mujer ante el embrión, que más adelante en el embarazo causa la hipertensión, puede ser detectada por medio de análisis de sangre que revelen la presencia de ciertos marcadores bioquímicos.

Para corroborarla, Aparicio y sus colegas estudiaron a más de 500 embarazadas desde el comienzo del embarazo. Y fueron muchos los marcadores que estos investigadores rastrearon mediante análisis de sangre: fibronectina , PAI-1 , vitamina E y ácido tiobarbitúrico .

"Observamos que aquellas mujeres embarazadas que tenían en las primeras semanas de gestación unos niveles elevados de uno de los marcadores bioquímicos que empleamos, después de la semana 22 o 23 desarrollaban hipertensión", cuenta Aparicio. ¿Cuál fue el marcador que delataba la presencia de los procesos biológicos que suelen dar lugar a esta forma de hipertensión? El ácido tiobarbitúrico.

Control temprano

Para el doctor Aparicio, la importancia de este hallazgo reside en que la posibilidad de determinar al comienzo del embarazo "que una mujer tiene un elevado riesgo de sufrir hipertensión permitiría armar un régimen de control que no sólo disminuya el riesgo de mortalidad, sino que además reduzca o evite la necesidad de recurrir a medicamentos".

La determinación de sustancias reactivas al ácido tiobarbitúrico puede ser realizada por medio de una simple extracción de sangre. Sin embargo, "éstos no son análisis comunes -aclara el investigador-; es necesario montar un sistema que permita realizarlos, y para eso se requiere un laboratorio de mediana complejidad".

"En un futuro, si esto es adoptado, los análisis que ahora son complejos pasarán a ser una rutina", concluyó el doctor Aparicio.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.