Hallan restos milenarios de perros domésticos